La Sala de Pedro IV del Palacio de La Aljafería de Zaragoza, sede de las Cortes de Aragón, acoge desde hoy una exposición con una treintena de dibujos y pinturas del figuralista madrileño Carlos Pascual de Lara, quien perteneció a las Vanguardias de la década de los años 40 del siglo XX.

Se trata de 27 obras de la colección permanente del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) que incluye ejemplos del uso "poético" de la línea, obras religiosas de la posguerra e, incluso, la obra 'Estudio para Via Crucis', un trabajo que fue pensado para que el escultor vasco Eduardo Chillida creara, a su vez, una escultura en chapa. También se puede contemplar la obra titulada 'La poda', su obra última, ya que la realizó en 1958, el año en que murió con 36 años.

A la inauguración han asistido, entre otros, el director del Servicio Gestor de las Cortes, Fernando Sanmartín, así como el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza (UZ) Manuel García Guatas.

En la presentación de la muestra, la vicepresidenta primera de las Cortes regionales, Mayte Pérez, resaltó las cualidades del artista y su capacidad para crear el "germen" del desarrollo pictórico posterior en España.

"Para las Cortes de Aragón —ha puntualizado la vicepresidenta— es un auténtico placer acoger esta exposición merced, de nuevo, a la colaboración del Instituto Valenciano de Arte Moderno y a la generosidad de la familia del pintor".

"Su corto trayecto vital impidió conocer si habría evolucionado dentro del figurativismo o se habría encaminado como otros artistas coetáneos hacia la abstracción", ha añadido Maite Pérez, antes de asegurar que "quien quiera saber cómo era la pintura de calidad durante esos años en España tiene que acudir necesariamente a este valioso artista".

El hijo del artista, Carlos Pascual Pérez, ha repasado su obra y ha explicado que su progenitor fue también ilustrador de prensa escrita. Pascual de Lara fue "el representante de una generación de artistas injustamente olvidada" y que fue "fundamental" para establecer un puente entre los artistas de los años anteriores y "el paisaje de cierta penuria" cultural de los años 40 y 50 del siglo XX.

Carlos Pascual Pérez ha mencionado el paso de su padre por la denominada Segunda Escuela de Vallecas, donde el artista Benjamín Palencia formó a varios adolescentes artistas, quienes pudieron abrir "un espacio en aquella España un poco triste".

El conservador del IVAM, Josep Salvador, ha explicado que las Vanguardias son "una de las etapas fundamentales" del arte español del siglo XX y ha destacado de Pascual de Lara que "fue un experto moralista" y, además, era un gran conocedor de los volúmenes y el color.

Salvador ha indicado que "consiguió dejarnos esa figuración más poética que nos ha permitido volver a su trabajo para descubrir sus elementos de modernidad", tan necesarios en aquella época.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.