Estas han sido las claves del acuerdo alcanzado anoche en Moncloa durante una larga reunión entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y con Artur Mas, en el que destaca una nueva cesta de impuestos en la que se cede a las CCAA el 50% del IRPF, el 50% del IVA y el 58% de los impuestos especiales sobre alcohol, tabaco y carburantes.

Mas ha señalado hoy en rueda de prensa en Barcelona que gracias a los nuevos mecanismos de solidaridad pactados ayer con Rodríguez Zapatero "se produce en buena parte un cambio del sistema en profundidad y sólo eso da sentido a todo el cambio del Estatut".

No nos sentimos plenamente satisfechos

La
Agencia Tributaria ha sido el principal escollo que incluso "tuvo bloqueadas las conversaciones ayer durante tres horas" ha explicado Mas, quien ha reconocido que, a pesar de que el saldo de la negociación es, a su juicio, claramente positivo, "no nos sentimos plenamente satisfechos".

Una Agencia Tributaria consorciada

El acuerdo consiste en que el Estatut recogerá el compromiso de creación de la Agencia Tributaria catalana consorciada que convivirá con la actual Agencia Tributaria, para lo que las partes se dan el plazo de dos años para hacerlo, "si bien -ha avisado Mas- no apoyaremos ninguna iniciativa que no vaya hacia la simplificación".

En este sentido, ha advertido que la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado-Generalitat tendrá potestad, tanto para negociar al alza la cesta de impuestos dentro de cinco años como para presentar reformas que tiendan a que la actividad fiscal se concentre en una única Agencia Tributaria en Cataluña, la consorciada entre el Ministerio de Economía y la Generalitat, y no en las dos agencias como pretende el Gobierno.

Más dinero para gestionar

En este momento, la cesta de impuestos cedidos a las CCAA se compone del 33% del IRPF -con capacidad normativa en el tramo autonómico- el 35% del IVA -sin capacidad normativa- y el 40% de los impuestos especiales -sobre alcohol, tabaco y gasolinas-, en estos tributos, con capacidad normativa sólo en carburantes, que en el caso de Cataluña se ejemplificó con la aplicación del céntimo sanitario.

Ahora la cesta de impuestos queda definida en el 50% del IRPF, el 50% del IVA -con tramo minorista gestionado por las autonomías pendiente de definir- y el 58% de los tributos especiales. Además, se otorga capacidad normativa en el IVA para las CCAA y se amplía la que ya tenían en el IRPF.

Aunque Cataluña gestionará ahora mayor parte de sus impuestos, CiU quiere más en cinco años
La nueva cesta fiscal es sensiblemente superior, pero Mas ya ha advertido que "dentro de cinco años la modificaremos al alza" y ha anunciado que "con este cambio abrimos la puerta para un modelo nuevo de financiación.

Para Mas, "la gran mejora es el cambio de modelo con la introducción de mecanismos de solidaridad", los cuales se limitan a través de sistemas "que serán más objetivos, de manera que el que paga más no quede después del reparto en el ránking de riqueza por debajo de los que reciben los fondos", una fórmula inspirada del modelo alemán y que hasta ahora no era aceptado por el gobierno español.

 

Mas ha defendido que "conseguir un 15% más del IVA supone un incremento importante" y ha reconocido que en la reunión de ayer no se habló de un futuro recorte del Fondo de Suficiencia, por el cual ahora la Generalitat recibe casi 2.500 millones de euros, y que deberá recalcularse en función de este nuevo mecanismo de solidaridad.

Las bases del pacto vienen acompañadas de puntos como la garantía de las inversiones del Estado en Cataluña, para las cuales durante los próximos siete años habrá un compromiso explícito que figurará en el Estatut.

Este compromiso supone que el Estado invertirá en Cataluña el equivalente al peso del PIB de esta comunidad en el conjunto de España -el 18,5%- y, para garantizar que sea así, el Estado se compromete si hace falta a poner un dinero adicional respecto a lo que ha pagado hasta ahora, una cifra que supondría abonar en ese período "entre 2.500 y 3.000 millones de euros", según los cálculos de Mas.

"Cataluña es una nacionalidad"

El debate sobre el término nación "quedó ayer bien encauzado", según el líder de CiU. Mas ha explicado que acordó con el Gobierno que en el preámbulo se establezca que "el Parlamento de Cataluña, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía catalana, ha definido de manera ampliamente mayoritaria Cataluña como una nación".

Además, se añadiría que "la Constitución española, en su articulo segundo, reconoce la realidad nacional de Cataluña en forma de nacionalidad".

Según Mas, esta fórmula, si se aprobara tal cual, significaría la "equiparación de hecho" de los conceptos de nacionalidad y nación.

ENLACES RELACIONADOS: