Fuentes de la Asociación Romaní indicaron que la niña tuvo que ser atendida en el hospital de Mérida por fracturas en costillas y magulladuras, a consecuencia de las patadas, golpes y tirones de pelo que recibió. La directora del colegio afectado, Teresa Serrano, negó ayer los hechos denunciados.