Manos Unidas obtiene el premio Príncipe de Asturias de la Concordia

  • La ONG destinará los 50.000 euros del galardón a un nuevo proyecto para la reconstrucción de Haití, que se suma a los once que ya tienen.
  • La candidatura recibió 6.300 apoyos; había 34 aspirantes de 19 países.
  • La dirigente de la oposición birmana quedó finalista.
El jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
El jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
J.L.Cereijido / EFE

La organización no gubernamental Manos Unidas ha obtenido este miércoles el premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2010 al que optaban 34 candidaturas de diecinueve países, indicaron fuentes de la Fundación que concede los galardones.

Manos Unidas, la asociación de la Iglesia Católica en España para la ayuda, promoción y desarrollo del Tercer Mundo que el pasado año celebró su 50 aniversario, llegó a las últimas votaciones del jurado junto a la Organización Internacional del Trabajo y a la dirigente de la oposición democrática birmana Daw Ang San Suu Kyi, que obtuvo el premio Nobel de la Paz en 1991.

La candidatura, propuesta por el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, recibió 6.300 apoyos entre los que figuran anteriores galardonados como Teresa Berganza, el padre Ángel García, Eduardo García de Enterría, Somaly Mam, Miguel Indurain y Federico García Moliner, así como misioneros, obispos y superiores de comunidades religiosas de todo el mundo.

Doce proyectos en Haití

La presidenta de Manos Unidas, Myriam García Abrisqueta, a asegurado tras conocer la noticia que la organización destinará los 50.000 euros del premio a un nuevo proyecto para la reconstrucción de Haití, que se sumará a los once que actualmente ya tienen en marcha en ese territorio. Asimismo, ha agradecido "de corazón" a todos los que colaboran y trabajan para mejorar la calidad de vida de "aquellos que viven en situaciones injustas".

"Me siento una privilegiada por ser la presidenta de Manos Unidas y estar aquí y ahora (...) pero yo represento a todos los voluntarios, a todas las delegaciones, a los que están trabajando en el sur y a todos aquellos que viven en situaciones injustas", ha manifestado.

Además, García Abrisqueta ha asegurado que recibir el premio es, para Manos Unidas, "un honor, una responsabilidad y un estímulo" para seguir trabajando donde haya "una persona que pase hambre" porque, según ha dicho, "aunque las cifras revelan que últimamente se ha reducido la pobreza -de 1.020 millones a 935 millones- son personas, y por ellas nosotros luchamos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento