Occidente y el Islam, otra vez en conflicto por culpa de la posible quema de coranes

Varios fieles musulmanes leyendo el Corán.
Varios fieles musulmanes leyendo el Corán.
Shahid Aziz / EFE

El anuncio de Terry Jones, un pastor radical de una iglesia de Florida (EE UU), de quemar este sábado varios ejemplares del Corán para 'conmemorar' el noveno aniversario de los atentados del 11 de septiembre ha provocado un nuevo revuelo internacional y una nueva división entre el mundo occidental y el mundo islámico.

Muchas han sido las voces, entre ellas la del propio presidente estadounidense, Barack Obama, que han condenado la iniciativa y la cobertura mediática que se está dando al asunto. De hecho, la popular web YouTube cuenta con una amplia colección de vídeos caseros en los que se ve cómo arden coranes y biblias, algunos con miles de visitas, sin que se haya generado tan intenso debate como el provocado por Jones.

Las amenazas del reverendo estadounidense hasta han provocado una alerta global ante el riesgo de atentados y ataques violentos como respuesta a su provocación. Este viernes ya se ha registrado la muerte de una  manifestante en una concentración frente a una base de la OTAN en el norte de Afganistán para protestar contra Terry Jones.

<p>¿Minaretes en Suiza?</p>Ésta no ha sido, ni muchos menos, la última polémica generada en Occidente con respecto a la cultura islámica. Ni España se ha librado de tensos debates. Ha sido sonado, por ejemplo, el caso de Najwa Malha, la joven que fue expulsada de su colegio en Pozuelo de Alarcón (Madrid) por llevar el velo islámico. La opinión pública se manifestó sobre el tema y se supo que el 60% de los españoles rechaza que las niñas lleven velo en las escuelas. La prohibición del uso del burka en edificios públicos de ciudades como Barcelona, Lleida y Tarragona, entre otras, también ha ocasionado gran discusión.

En otros países, incluso, la situación ha ido a mayores. Por ejemplo Francia decidió prohibir el pasado julio el uso del velo integral, como el burka o el niqab, en cualquier espacio público, algo que ya se vetó en un país vecino, en Bélgica, ya en el mes de abril. Mientras, en noviembre de 2009 los suizos votaron 'sí' a una iniciativa para prohibir la construcción de minaretes en las mezquitas del país. Casi un año después, la polémica sigue vigente.

A todo esto hay que sumar las numerosas protestas en 2006 de musulmanes de todo el mundo por unas caricaturas de Mahoma con turbante y bomba, obra del dibujante Kurt Westergaard, publicadas por el diario danés Jyllands-posten. El choque se hizo más fuerte que nunca y Westergaard fue amenzado de muerte.

¿Islamofobia?

Una reciente encuesta ha desvelado que el 53,6% de los españoles tienen una opinión desfavorable de los musulmantes, aunque no desvela las razones. En el resto de Europa, un extenso informe sobre discriminación ya advertía en 2006 de una tendencia de crecimiento de la islamofobia en la UE, algo que también confirmó Naciones Unidas un año después.

El presidente de la Junta Islámica en España, Mansur Escudero, asegura a 20minutos.es que "el Islam es un gran desconocido, se le conoce por las expresiones más fanáticas e intransigentes de algunos extremistas que no representan al conjunto de los musulmanes". Por ello pide un gran debate y reflexión, que "puede durar años y décadas", con los que se podría erradicar la islamofobia.

Escudero se explica usando como ejemplo la quema de coranes por parte de Terry Jones: "Es una iniciativa triste, este señor me da pena porque demuestra ignorancia. Sin embargo, una acción tan minúscula como la suya está teniendo un eco mediático desproporcionado y creo que hay una manipulación por parte de determinados grupos de poder, tanto de radicales islámicos como de islamófobos, para provocar más actos de violencia y un nuevo choque entre creyentes y culturas".

<p>Burka</p>Y continúa: "El rechazo al Islam se da por expresiones extremas que no cumplen con lo que realmente dice. Incluso tras el 11-S ha aumentado el número de personas que aceptan el Islam y llegan a la conclusión de que un acto así no lo pueden hacer los musulmanes. Atribuir ese atentado al islamismo es equivocado. Hasta Obama lo ha dicho recientemente en El Cairo". Por eso Mansur Escudero no acepta esa división que se suele hacer entre Occidente y el mundo islámico: "Separarlos no responde al mundo real (en Europa, por ejemplo, hay 15 millones de musulmanes) y tampoco se puede asociar el Islam sólo al mundo árabe, que representan una parte mínima de los musulmanes. Por eso insisto en que hay que hacer una intensa reflexión para redefinir los términos y acabar con falsedades que se dan como ciertas".
Mostrar comentarios

Códigos Descuento