Muere Peter Benenson, fundador de Amnistía Internacional
Reuters Reuters

'La vida de Peter Benenson era un testamento de valor por su compromiso visionario para pelear contra la injusticia en todo el mundo', dijo en un comunicado Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional.

'El iluminó la oscuridad de las prisiones, el horror de las cámaras de tortura, y la tragedia de los campos de la muerte', agregó.

Benenson comenzó el 28 de mayo de 1961 con Amnistía como una campaña de un año para liberar a dos prisioneros de conciencia en Portugal, encarcelados tras celebrar un brindis por la libertad durante la presidencia de Antonio Salazar. Posteriormente, su iniciativa creció hasta convertirse en un movimiento global a favor los derechos humanos.

Fue la encarcelación de los dos estudiantes portugueses, sentenciados a siete años en prisión, lo que motivó a Benenson a ponerse en acción. Su plan consistió en 'bombardear' a las autoridades con miles de cartas pidiendo la liberación de los jóvenes.

La organización, cuyo símbolo es una vela encendida envuelta en un alambre de púas, reúne actualmente a 1,8 millones de miembros y simpatizantes activos.

Entre sus campañas actuales se incluye una advertencia por la desastrosa situación de los derechos humanos en Nepal, un llamamiento a finalizar con las ejecuciones de niños en Irán, y peticiones de justicia para aquellos responsables de la violencia étnica en la región de Darfur, en Sudán.

Asimismo, el grupo lleva adelante una campaña para la liberación de todos los detenidos en el campo de prisioneros estadounidense en Bahía de Guantánamo, al que describe como un 'icono de la ausencia de justicia'.

La lista de los principales críticos de la organización es larga, y en ella se incluyen la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, el ex dictador chileno Augusto Pinochet, el Ayatolá Jomeini, y el que fuera líder de Irak, Sadam Husein.

Benenson murió el viernes en Oxford (Inglaterra) según informó Amnistía Internacional, que asimismo dijo que sus restos serían inhumados en una ceremonia privada.

/Por Patrick Chalmers/. *.