Los tocados para el pelo de la malagueña Marga Dorao, que se venden en la prestigiosa tienda The Hat Shop de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, donde compran famosas como la actriz Sarah Jessica Parker o la cantante Erykah Badu, pueden encontrarse hoy también en Málaga, en concreto, en el mercadillo que cada primer domingo de mes se organiza en los Baños del Carmen de la capital.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación y máster en Relaciones Internacionales, Dorao, que tiene fijada su residencia en Nueva York, aunque dos veces al año viaja a su ciudad natal, es, por encima de todo, una artista, que en la práctica totalidad de las cosas que hace deja patente su gusto por la moda y la estética.

De hecho, comenzó su carrera artística pintando zapatos y desde octubre de 2008 compagina la pintura con el diseño de tocados, a través de la marca Hattini, de la que es creadora.

No obstante, su llegada al mundo de estos accesorios para el pelo fue un tanto casual, ya que, con ocasión de la boda de una amiga, le apetecía llevar uno, pero como se salía de su presupuesto, echó mano a su carácter hacendoso y se lo hizo ella misma. Dado el éxito que tuvo, decidió dedicarse profesionalmente a ello.

Entre sus creaciones, elaboradas a mano, hay tanto tocados formales, para bodas o celebraciones de este tipo, como informales, pensados para "cualquier momento", como indicó a Europa Press Dorao. Aparte de la distribución a través de la tienda The Hat Shop, en Nueva York, Dorao trabaja mediante pedidos personales.

La acogida que han tenido sus tocados desde la creación de Hattini "ha sido muy buena", tal y como señaló su creadora, que, aunque reconoce que en Málaga estos complementos para el pelo quizá aún no son tan populares, en comparación, por ejemplo, con Nueva York, donde "se utilizan de forma habitual para ir a cenas o a fiestas", confía en que "las malagueñas se vayan atreviendo cada vez más". MERCADILLO

En cuanto al mercadillo de los Baños del Carmen, que ahora en verano está instalado de 10.00 a 15.00 horas, llega ya a su sexta edición, con un aumento considerable de puestos desde que se iniciara el pasado 14 de marzo; de hecho, han pasado de una treintena a un total de 60.

Fotografías en blanco y negro, jabones artesanales, geles, marcos y muebles de madera reciclada, zuecos suecos, cerámica japonesa, hamacas afganas, bisutería, complementos o ropa son algunos de los artículos que una vez al mes pueden encontrarse en los Baños del Carmen. Todo ello al tiempo que se degustan frutas, verduras y vinos y pan ecológicos, vinagres y pastas italianas, aceites de reserva, quesos, mermeladas caseras o dulces.

Blanca Beneitez, que es una de las creadoras de este mercadillo, junto con Tina Suárez, destacó la buena acogida que está teniendo esta iniciativa, especialmente ahora en verano, ya que "los Baños del Carmen es un entorno que atrae a mucha gente, sobre todo con el buen tiempo".

Precisamente, Beneitez es una de las impulsoras, con Alejandro Moreno, de Palosandro, una firma de joyas y complementos con acento malagueño, que, entre sus creaciones, cuenta con brazaletes, anillos y collares de plata con engastes inusuales, tales como maderas tropicales, pieles de serpiente o de potro, caucho e, incluso, asta de mamut fosilizado procedente de Siberia.

Consulta aquí más noticias de Málaga.