Ley de inmigración de Arizona
La Policía detiene a algunas de las personas que se han manifestado contra la ley de inmigración de Arizona en Phoenix. Darren Hauck / EFE

El estado de Arizona presentó este jueves su apelación ante un tribunal federal contra el bloqueo de las provisiones más polémicas de su ley de inmigración conocida como SB1070 y que entró en vigor este mismo jueves, mientras más de 40 activistas que protestaban contra la medida fueron arrestados en Phoenix.

Si el caso llega al Supremo, abrirá un debate sobre la soberanía de los gobiernos estatales

La apelación, anunciada por la Gobernadora republicana Jay Brewer nada más conocerse el dictamen de la jueza Susan Bolton, y presentada a mediodía de este jueves, pide que se levante el bloqueo para que la medida pueda aplicarse en su totalidad.

Si el caso llega hasta el Tribunal Supremo, como amenaza Brewer, abriría un frente legal sobre la soberanía de los gobiernos estatales y el Gobierno federal, encargado de hacer cumplir las leyes de inmigración.

La ley, aprobada el pasado abril, convierte la inmigración ilegal en delito y faculta a las autoridades a detener a cualquier persona por el hecho de no tener papeles que acrediten su estancia.

Sin embargo, este miércoles la juez federal Susan Bolton dejó en suspenso sus puntos clave, como la potestad a los agentes de Policía de comprobar el estatus migratorio de una persona detenida por otras razones, la obligación a los inmigrantes de llevar siempre la documentación que demuestre que se encuentren de manera legal en EE UU y la prohibición a los indocumentados para pedir empleo en lugares públicos.

Detenciones en Phoenix

Mientras se presentaba el recurso ante el 9 circuito de apelaciones de San Francisco (California), en Phoenix continuaron las protestas y manifestaciones en las que se exigía una reforma migratoria integral.

Un primer grupo de manifestantes, incluyendo activistas de California, marchó desde el tribunal federal donde Bolton emitió su fallo hasta el ayuntamiento y el edificio Wells Fargo, que alberga las oficinas del alguacil del Condado Maricopa, Joe Arpaio.

Soy ciudadano y esta ley es una ofensa para todos los latinos

Entre los primeros arrestados se encontraba el ex legislador estatal Alfredo Gutiérrez, que se encontraba fuera del tribunal federal. Otro detenido fue el cubanoamericano Jorge Mursuli cuando intentaba bloquear la calle Washington Street.

"Estoy acá para apoyar a nuestros hermanos y hermanas en Arizona, para protestar contra esta ley discriminatoria y antiamericana. Soy ciudadano y esta ley es una ofensa para todos los latinos", dijo Mursuli, presidente del grupo Democracia USA.

Bajo fuerte vigilancia policial y seguidos por la prensa nacional e internacional, los activistas gritaron consignas como "Alto a la SB1070!", "Si, se puede", "Arpaio y la migra, la misma porquería", y "Arpaio, escucha, estamos en la lucha!".