El consejero de Presidencia, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, José Miguel Ruano, ha insistido en que la futura Ley de Función Pública pretende impulsar un modelo "moderno" que sirva al ciudadano.

Ruano que, en declaraciones a los medios, afirmó que se "mantiene el calendario, el de la legislatura" para aprobar definitivamente la citada Ley, subrayó que el propósito del Gobierno "es el de impulsar un modelo moderno de la función pública en Canarias, que responda al estatuto básico de la función pública que el Estado aprobó en 2007, y que invierta la situación actual en que los ciudadanos deben ser los receptores de los servicios que producen los empleados".

Añadió que "ya no hay administrado" porque ahora "todos" sirven a los ciudadanos; "creo que esa es la filosofía de la Ley", apuntó.

Asimismo, indicó que la nueva normativa propiciará que haya mecanismos de evaluación tanto para los que realizan bien su trabajo, como para los que no, para que al final se produzcan cambios que "son para que la administración sirva al ciudadano".

Por ello, se mostró esperanzado en que finalmente se llegue a un acuerdo con los sindicatos en esta cuestión.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.