OTAN y Afganistán
Un soldado de la OTAN, durante unas maniobras en Afganistán. EFE

Al menos 52 civiles murieron el pasado día 23 a causa del impacto de dos cohetes contra una vivienda en la provincia sureña afgana de Helmand, informó este lunes e una fuente oficial.

El portavoz adjunto del Gobierno provincial, Abdul Rahim, explicó que hay una investigación en marcha y que por el momento se desconoce quién lanzó los proyectiles. Al parecer, los civiles se refugiaban en una casa de barro e intentaban huir de los enfrentamientos entre talibanes y fuerzas de la OTAN.

De momento no hay evidencias que confirmen las acusaciones

En cuanto a la autoría del lanzamiento de los cohetes, el presidente afgano, Hamid Karzai, ha denunciado que los mismos fueron lanzados por la ISAF, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad de la OTAN.

Ese mismo organismo ha abierto una investigación para esclarecer la muerte de los 52 civiles. Mientras, la alianza ni confirma ni desmiente por el momento las palabras del presidente afgano, Hamid Karzai, ni su acudación. "Hay una investigación en curso sobre los hechos y de momento no hay evidencias que confirmen las acusaciones", han señalado las mismas fuentes.

"Avance lento pero seguro"

Por otra parte, el jefe del Estado Mayor conjunto de EE UU, Michael Mullen, aseguró este domingo en Kabul que la guerra afgana avanza de forma "lenta pero segura", y defendió la necesidad de "restaurar la confianza" con Pakistán para obtener frutos en la misión militar y desmantelar las redes terroristas en la frontera.

En una rueda de prensa en la capital afgana, adonde llegó tras una visita a Islamabad, Mullen explicó que el objetivo de las fuerzas extranjeras es dar un vuelco a la situación bélica este año con un gran despliegue en las provincias sureñas de Helmand y Kandahar, los centros neurálgicos del movimiento talibán.

La ofensiva lanzada en febrero en Helmand, el vivero del opio afgano, sigue registrando "avances", aunque el almirante confesó que las autoridades afganas no se han implantado "tan pronto" como el mando militar esperaba.