Gasolina
Una mujer llena el depósito de gasolina de su coche. EP

Periodo de vacaciones, época de millones de desplazamientos por carretera. Ha llegado el verano y cada fin de semana se convierte en una 'pequeña' operación salida para muchos españoles que viajan con el coche a otros destinos para disfrutar del descanso estival.

En tiempos de crisis, ahorrar en cualquier aspecto se convierte en ocasiones en algo fundamental. Uno de los principales gastos que tienen aquellos que optan por coger el coche es el combustible y siempre vienen bien ciertos consejos para ahorrar dinero con la gasolina y garantizar la seguridad en los viajes.

La compañía de 'renting' Arval propone lo siguiente:

  • Ojo con la maletas - No es conveniente cargar el vehículo en exceso ni tampoco exceder el “aforo” del vehículo. Está comprobado que por cada cien kilos de peso adicional, el consumo de combustible se incrementa en un 5%.
  • No abusar del aire acondicionado - Lo ideal es que funcione a una temperatura que oscile entre los 22 y los 23 grados. Tampoco es conveniente llevar las ventanillas totalmente bajadas si se circula a más de 100 kilómetros por hora, ya que se gasta un 5% de carburante más.
  • No acelerar al arrancar el coche - Arrancar sin acelerar hará posible que el motor precise de un menor gasto de carburante.
  • En largos atascos, conviene apagar el motor - Esta simple práctica puede suponer un ahorro medio de una cuarta parte del depósito de carburante.
  • Utilizar marchas largas - La forma más eficiente de conducir es hacerlo con las marchas más largas posibles manteniendo el motor a bajas revoluciones para que la energía necesaria sea menor.
  • Velocidad uniforme - Es conveniente mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evitando frenazos bruscos. De esta forma, se incrementa la seguridad al volante, disminuyendo el riesgo de accidentes entre un 10% y un 25%, y se reduce el gasto en gasolina.
  • Evitar el punto muerto - Por otra parte, también es importante intentar mantener el motor al ralentí el menor tiempo posible puesto que, en contra de la creencia popular, en punto muerto el vehículo tiene un consumo fijo de aproximadamente medio litro de carburante por hora.
  • Presión de los neumáticos - Los neumáticos desinflados y un filtro de aire sucio aumentan un 6% el consumo de combustible, mientras que unas bujías en mal estado de conservación lo incrementan hasta un 10%.
  • Distancia de seguridad - En ningún caso hay que “achuchar” al vehículo que nos precede sino aplicar la tranquilidad y la templanza. De esta forma, el conductor evitará frenazos en seco, ganando en seguridad, pero también reduciendo el desgaste de frenos, embrague y motor.c