En Melilla, tras recibirse ayer la orden ministerial, el comandante general, Francisco Fernández Sánchez, dispuso la retirada de las tropas, así como el desmontaje de todo el equipamiento desplegado junto al doble vallado fronterizo.

En Ceuta, el último destacamento que ha patrullado en la frontera ha sido una compañía de Regulares. La pasada noche ha sido la primera en la que los miembros del Ejército ya no han estado desplegados en los perímetros fronterizos, por lo que ha sido únicamente la Guardia Civil la encargada de la vigilancia en las vallas.

El pasado 29 de septiembre, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ordenó el despliegue de tropas del Ejército de Tierra para prestar apoyo a la Guardia Civil en las labores de custodia del perímetro, después de las avalanchas de inmigrantes que se habían registrado tanto en Ceuta como en Melilla.