Familiares, representantes institucionales y ciudadanos rindieron homenaje hoy en la plaza Compañía de Pamplona a las tres víctimas de ETA asesinadas en Navarra en 1985, Alfredo Aguirre, Francisco Miguel Sánchez y Juan Atarés, en un acto organizado por el colectivo 'Libertad Ya' con motivo del 25 aniversario de sus muertes.

El joven Alfredo Aguirre, de 14 años, y el Policía Nacional Francisco Miguel Sánchez, de 31 años, perdieron la vida el 30 de mayo de 1985 en un atentado en el que ETA hizo explosionar una bomba trampa en la Bajada de Javier en Pamplona. Por su parte, el general de la Guardia Civil Juan Atarés, de 67 años, fue asesinado el 24 de diciembre de ese mismo año de tres tiros en la nuca en la Vuelta del Castillo de la capital navarra.

Al acto, que dio comienzo a las 20 horas, asistieron familiares de los tres asesinados, entre ellos, Verónica, hija de Francisco Miguel Sánchez; Luis, hermano de Alfredo Aguirre; y María Luisa, viuda de Juan Atarés. Además, estuvo presente José María Izquierdo, que sobrevivió a un atentado de ETA el 7 de mayo de 1985 y también recibió el reconocimiento de 'Libertad Ya'.

Entre los representantes políticos que asistieron al homenaje, se encontraban el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, la delegada del Gobierno en Navarra, Elma Sáiz, así como otros políticos y representantes de las instituciones navarras.

En representación del colectivo 'Libertad ya', Rafael Doria agradeció, en el transcurso del acto, la asistencia de los familiares de los tres asesinados por ETA y afirmó que el objetivo del homenaje es "acompañar a las víctimas y recordar para no caer en los mismos errores".

Doria abogó por "rememorar a quienes sufrieron el acoso asesino de la despreciable banda" e insistió en que "el miedo es contagioso, pero también lo es la valentía".

'Libertad ya' quiso recordar hoy "la riqueza de las vidas sesgadas", así como "la grandeza y dignidad de las familias, que se esfuerzan en alejar de sus vidas el dolor" y hacer así "más fuerte nuestra sociedad frente al miedo".

Por otro lado, Doria también se refirió a José María Izquierdo y resaltó su "serenidad, paciencia, y capacidad de perdonar". "Él es una garantía de que la sociedad funciona", defendió.

"no olvidamos"

Durante el acto, Verónica, hija de Francisco Miguel Sánchez, afirmó que "todo se supera con esfuerzo" y que "siempre quedan los recuerdos", pero destacó que "no olvidamos". Además, aludió a los asesinos y señaló que "nunca serán personas, sólo animales con ganas de destruir".

Asimismo, abogó por "la desaparición de la violencia" y el triunfo de "la sensatez y la libertad, haciéndoles desaparecer mediante el olvido, acción que les produce el mayor dolor que pueden sentir". Por último, señaló que "quienes les aplauden y no condenan los actos de los terroristas son igual que ellos".

El acto finalizó con un largo aplauso de los asistentes y la colocación de dos ramos de flores en el portal número 16 de la Bajada de Javier, lugar del atentado del 30 de mayo de 1985.

Consulta aquí más noticias de Navarra.