Mejoran las perspectivas de suministro de agua. La primera nevada del año se hizo esperar, pero llegó y con fuerza. El Pirineo amaneció ayer nevado y las precipitaciones continuaron durante toda la jornada, afectando negativamente a las carreteras, pero positivamente a las pistas de esquí y a las perspectivas de suministro de agua de boca y de riego. El temporal obligó a cerrar el Portalet, ya que la nieve hizo intransitables cuatro kilómetros de la carretera que va desde Formigal a la frontera. Además, ayer se necesitaba circular con cadenas en nueve carreteras más de Huesca, en puntos como Canfranc, el túnel de Viella o Panticosa. La nieve seguirá presente hoy en toda la zona norte de Aragón, mientras en el Valle del Ebro habrá cierzo. Los esquiadores recibieron con ilusión las nieves, que pueden cambiar el rumbo de la temporada. Los agricultores también esperan que las precipitaciones palíen la falta de lluvia en el llano.