Los estudiantes de grado y postgrado de Ingeniería de la Universidad Cardenal Herrera (UCH-CEU) obtuvieron hoy el mejor resultado de los 18 equipos españoles participantes en la Shell-Ecomarathon, la competición automovilística anual de eficiencia energética, celebrada en el circuito alemán de Lausitz, con un coche alimentado mediante una pila de hidrógeno, el 'Idea CEU Car', que recorrió 1.802 kilómetros con la cantidad de hidrógeno equivalente a un litro de gasolina.

El 'Idea CEU Car' se clasificó como séptimo mejor coche en consumo eficiente de combustible y el decimocuarto en la clasificación final de los 221 vehículos de toda Europa participantes en esta prueba, según informó la institución académica en un comunicado.

Desde el pasado martes, el equipo de la Cardenal Herrera está participando en las distintas pruebas de esta competición, celebradas en el circuito de Lausitz, junto a los prototipos de vehículos presentados por universidades y centros de investigación y tecnología de toda Europa.

El rasgo más competitivo de este coche es su motor eléctrico, en el que el hidrógeno presurizado, combinado con el aire, genera la electricidad necesaria para circular sin ningún tipo de emisión contaminante, ya que el único residuo que se produce es agua. Los investigadores han trabajado durante varias semanas en este sistema de propulsión de hidrógeno por pila de combustible incorporado al coche, para lograr superar durante la competición el máximo número de kilómetros posible.

La ligereza de los materiales y la aerodinámica del diseño del coche, pilotado por la alumna de Ingeniería en Diseño Industrial Dana Saiz Fabra, han permitido que sólo fuera necesario generar una potencia de 22 a 50 vatios, similar al consumo de una simple bombilla, para lograr que el coche superara los 1.800 kilómetros de recorrido.

El material del chasis es una mezcla de resina epoxi y fibra de carbono, que da como resultado un material muy ligero, pero rígido y resistente, similar al que emplean los barcos de competición que participan en la Copa América. Gracias a la combinación de estos materiales, los estudiantes han logrado rebajar el peso de la carrocería a tan sólo nueve kilogramos. De este modo, el peso total del coche ha sido de 30 kilos, con un diámetro de 58 centímetros.

Con forma de gota de agua

Para desarrollar la forma del chasis, los estudiantes han optado por un diseño similar al de una gota de agua, la forma aerodinámica más perfecta de la naturaleza. Esta forma, simple pero efectiva, ha permitido que el vehículo tuviera durante la competición una mínima resistencia al aire y el suficiente equilibrio de fuerzas aerodinámicas que ha permitido su total estabilidad durante la prueba en el circuito alemán.

El 'Idea CEU Car' ha sido desarrollado durante estos últimos meses por estudiantes e investigadores del Instituto CEU de Disciplinas y Estudios Ambientales (IDEA) y la Escuela Superior de Enseñanzas Técnicas (ESET) de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, con la colaboración de la Concejalía de Calidad Medioambiental del Ayuntamiento de Valencia en la difusión social del proyecto.

Entre las empresas que han colaborado en el proyecto con los estudiantes de la CEU-UCH están Siemens —para los sistemas de telemetría y control del vehículo—, Medavia —empresa tecnológica que ha participado en el desarrollo técnico del prototipo—, Matva —especializada en manufactura y suministro de materiales composites— y Lamicat —empresa de desarrollo de piezas de material compuesto que ha colaborado en la construcción de la carrocería—.

Consulta aquí más noticias de Valencia.