Mahmud Abas
El presidente palestino, Mahmud Abás. EP

El Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) decidió este sábado dar su respaldo a las negociaciones indirectas con Israel propuestas por EE UU, tras escuchar de su presidente, Mahmud Abás, las garantías ofrecidas para el proceso por la Administración de Barack Obama.

Han aceptado "conversaciones de proximidad"Después de tres horas de reunión conjunta con los miembros del Consejo Central del movimiento Al-Fatah, el asesor palestino Yaser Abded Rabo salió a los medios de comunicación e informó de que ambos organismos habían aceptado el inicio de las llamadas "conversaciones de proximidad".

"Los amplia mayoría de los miembros de los dos organismos acordaron participar en las conversaciones con el fin de dar otra oportunidad al proceso de paz y a Estados Unidos", dijo Abed Rabo en la rueda de prensa.

A las 18.00, hora local, el presidente palestino se entrevistará en Ramala, por segunda vez en veinticuatro horas, con el enviado especial EE UU, George Mitchell, a fin de comunicarle el resultado de la reunión. La sesión conjunta del órgano ejecutivo de la OLP y del movimiento político Al Fatah, que encabeza también Abás, era decisiva para el inicio de las negociaciones.

Las garantías del proceso

Abás acudió a la sesión después de las explicaciones que este viernes le dio el enviado estadounidense sobre las garantías de Washington al proceso negociador por iniciarse, entre ellas de que el objetivo final es la creación de un estado palestino independiente con capital en Jerusalén Este.

Las garantías han sido la razón para aceptar conversaciones "Las garantías estadounidenses ofrecidas al liderazgo palestino -explicó Abed Rabo- han sido la razón por la que hemos aceptado las conversaciones de proximidad".

Entre esas garantías, han informado estos últimos días medios de prensa, está también la de que Israel no volverá a construir en las colonias de Cisjordania ni de Jerusalén Este mientras duren las negociaciones.

Y según el negociador jefe de la OLP, Saeb Erekat, la de que Israel permitirá la reapertura de las instituciones palestinas en Jerusalén Este, cerradas poco después de comenzar la Intifada de Al-Aksa, en 2000.