Los representantes sindicales de CC.OO., CIG y UGT en la comarca de Pontevedra se mostraron hoy "preocupados" por la situación de la empresa Factoría Naval, de Marín, y aseguraron esperar que se concrete un plan de viabilidad durante la primera quincena de este mes. También criticaron la existencia de "una política muy opaca" por parte de la dirección, por la falta de información al comité de empresa, de CC.OO., y al propio sindicato, según el secretario comarcal, José Luis García Pedrosa.

Durante los actos reivindicativos con motivo del Día del Trabajo, en la Plaza de la Herrería de Pontevedra, Pedrosa confió en "que finalmente haya acuerdo", argumentando que todas las partes están "obligadas a tratar de buscar soluciones", en alusión a que los acreedores "no tienen margen de maniobra" porque si la empresa cierra las consecuencias podrían "ser peores".

El responsable comarcal de CC.OO. lamentó que el grado de conocimiento por parte del sindicato con respecto a la situación real de la empresa es "muy limitado" y que su condición se reduce a la de "opinadores". En la línea, su homólogo en el sindicato UGT, Ramón Vidal, reprochó a la dirección de Factoría Naval la "falta de transparencia" hacia los trabajadores del astillero y de las empresas auxiliares que dependen de él.

Vidal recordó que en dos semanas concluye el periodo preconcursal y pidió un "esfuerzo" para que el plan de viabilidad que se está elaborando sea "compartido, en conjunto y consensuado" con las firmas auxiliares. También demandó a la Xunta que sea "más activa" y ejerza una mayor "presión" a los dirigentes de Factoría Naval, puesto que la Administración autonómica, según el secretario comarcal de UGT en Pontevedra, debería "participar y avalar" la empresa desde el punto de vista de "tutelar" la inyección económica que reciba.

Por su parte, el responsable comarcal de CIG, Rafael Iglesias, señaló que este sindicato tiene representación en varias empresas auxiliares, por lo que urgió un convenio "para que esto tenga salida". En caso contrario, según Iglesias, "si Factoría Naval entra en concurso de acreedores estaría en juego el futuro del astillero".

Los representantes sindicales de las tres organizaciones resaltaron que Factoría Naval generó un millar de puestos de trabajo "en su momento de mayor esplendor", de los cuales, con el nivel de empleo actual, "quedan unos 600".MOVILIZACIONES

Los tres sindicatos celebraron por separado el 1 de Mayo; mientras que UGT organizó una caravana con una treintena de vehículos que recorrieron Pontevedra, Marín y Poio, CCOO y CIG organizaron sendas manifestaciones que salieron de la Plaza de la Herrería con media hora de diferencia entre una y otra.

La sección sindical de ENCE de CC.OO. portaba una pancarta en la que acusaban al alcalde de Pontevedra, Miguel Fernández Lores, y al concejal de Urbanismo, César Mosquera, de ser "enemigos de los trabajadores".

José Luis García Pedrosa criticó que existen 25.000 familias, en la provincia de Pontevedra, en las que todos sus miembros están en paro. También alertó de que en la comarca de Pontevedra hay 18.000 personas sin trabajo, lo que la sitúa como tercera ciudad gallega en tasa de desempleo.

Un millar de personas, aproximadamente, acudieron a la manifestación organizada por la CIG, entre las que se encontraba un grupo de trabajadoras de la planta de Alfageme en Ribadumia. Rafael Iglesias advirtió que "si no hay un empresario del sector y la Xunta no acompaña todo el proyecto de viabilidad, la situación va a ser difícil para la empresa".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.