Evo Morales
Evo Morales, en Tiquipaya (Bolivia). Jorge Ábrego / EFE

Las palabras del presidente de Bolivia, Evo Morales, contra los pollos y los alimentos transgénicos, a los que atribuye efectos perniciosos para la sexualidad de hombres y mujeres jóvenes, y un aumento de los calvos en el mundo, le ha valido un aluvión de críticas y calificativos como ignorante y homofóbico.

Los más enfadados son los colectivos de homosexuales, pero la industria avícola y la de alimentos procesados, la Coca Cola y los productores de patatas de Holanda tampoco tienen motivos para estar contentos.

Morales pronunciaba una conferencia sobre el cambio climáticoEvo Morales se despachó el miércoles a gusto contra todos esos productos al defender la alimentación tradicional y arremeter contra el capitalismo en su discurso de inauguración de la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático.

"El pollo que comemos está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres", sostuvo Morales, quien aseguró que por eso él solo come pollos "criollos", alimentados y criados naturalmente.

La Coca Cola solo es buena para destapar inodorosMorales atribuyó además al consumo de pollos y otras carnes con hormonas el aumento prematuro del busto en las chicas, profetizó que en 50 años, y no cien como dice el refrán popular, todo el mundo será calvo por culpa de la desnaturalización de la alimentación, y aseguró que las patatas holandesas concentran "veneno" en la cáscara, y la Coca Cola solo es buena para destapar inodoros.

Schang, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Católica Argentina y especialista en nutrición avícola, recalcó que hay "una leyenda negra" acerca de cambios sexuales por consumo de pollos que se remonta a los años 50 del siglo XX y está muy arraigada popularmente, aunque no tiene fundamentos científicos.

Discriminación hacia la comunidad homosexual

Las afirmaciones de Morales tampoco han caído bien en la comunidad homosexual de su país y de otros latinoamericanos.  "Nos parece fatal porque lo que está fomentando es, de alguna manera, una discriminación hacia la comunidad (homosexual), hacia las aves y hacia los productores de aves: no consumas pollo porque te vuelves homosexual", señaló Efraín Soria, presidente de la fundación Equidad, que agrupa a homosexuales, bisexuales y transexuales (GLBT) de Ecuador.

Soria opinó que lo que dijo Morales "da una imagen de la ignorancia que tiene la gente en general" sobre la homosexualidad y señaló que si bien "es comprensible en estratos socioculturales bajos", en un presidente es "una falla garrafal".

Para Víctor Vidangos, de la comunidad homosexual, lésbica y transexual de la ciudad boliviana de Santa Cruz, el comentario de Morales acerca de las "desviaciones" sexuales por comer pollo "no tiene fundamento y es de muy mal gusto para las personas que expresan una diferente opción sexual".

"Un jefe de un Estado no puede ser tan ignorante, no puede ser tan homofóbico y buscar causas exógenas para explicar la homosexualidad, dijo a Rolando Jiménez, presidente del el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) de Chile.