El vídeo y el DVD acorralan cada día más al cine. De los 3,5 millones de personas que acudieron a las salas zaragozanas en 2001, se pasó a 2,8 millones el pasado año. En lo que va de año, sólo 1,7 millones de espectadores han ido a ver películas. Así, cada zaragozano sólo ha visto 2,6 películas este año.

El número de cines lleva cuatro años bajando, aunque hay más salas que antes, un total de 40. Sólo la reforma del pasado año en los Palafox hizo que aumentaran en una decena de salas con capacidad para 3.000 personas.

Recaudación y precios

Dos de ellas, una de los Palafox y otra de los Warner, en Grancasa, se encuentran entre las 25 salas con mayor recaudación de España. Aún así, Zaragoza ocupa la posición número 13 entre las provincias que cuentan con más espectadores.

Los cines que mejor soportan el descenso de espectadores son los de los centros comerciales y las multisalas, donde el espectador puede elegir entre varias películas, dispone de mayor amplitud de horarios, y además, tiene comercios o restaurantes para visitar antes o después la sesión. Por eso, en pocos años se abrirán más cinces de este tipo en los centros comerciales y de ocio Puerto Venecia, Aragonia y Plaza Imperial.

Puede que el precio también esté ahuyentando a los zaragozanos de las salas de cine. Una sesión cuesta 5 € En Madrid Barcelona el precio es de 6 €. Pero en ciudades como Sevilla o Málaga las tarifas oscilan entre los 4 y los 5 €, y además, ofrecen precios especiales algunos días.

Cierres en el centro de la ciudad

En los últimos años, el centro ha perdido cinco cines de toda la vida. Los cierres comenzaron con el Coliseo y el Quijote. El primero se ha convertido en gimnasio; el segundo fue comprado por Casino de Zaragoza, en 2002, tras cerrar en Alfajarín para instalarse en el centro. A estas salas les siguió el Mola el año pasado, y los Goya y Aragón en los últimos meses. El público prefiere acudir a los centros comerciales, donde se ofrecen sesiones de madrugada los fines de semana y hay aparcamiento.