Matas y su esposa
El ex presidente del Gobierno balear Jaume Matas y su esposa, Maite Areal, llegan a los juzgados de Palma. Monserrat T. Díez / EFE

El ex conseller de Obras Públicas en el primer Govern de Jaume Matas, Bartomeu Reus, negó este miércoles ante el juez haber sido testaferro del ex presidente y aseguró que el piso de Madrid, ubicado en el barrio de Salamanca, y que se encuentra bajo investigación judicial dentro del caso Palma Arena, es de su propiedad y no de Matas.

Así lo puso de manifiesto durante la declaración que está efectuando ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3, José Castro, en la que el imputado sostuvo que la relación del ex jefe del Ejecutivo con el piso de la calle Don Ramón de la Cruz es el alquiler que cada mes abona por el inmueble, en el que viven los hijos del ex dirigente del PP.

El piso figura a nombre de Reus, pero la familia Matas paga 2.500 euros al mes por su alquilerEn el marco de estas pesquisas la Guardia Civil emitió hace meses un informe relacionado con este piso, que formalmente figura a nombre de Reus y quien según el Instituto Armado sería testaferro de Matas. Pese a que según el documento la familia Matas paga oficialmente al mes 2.500 euros por el alquiler del inmueble, el ex presidente del Govern y su esposa serían los propietarios reales de la vivienda.

Precisamente, sobre este aspecto el cuñado de Matas y ex tesorero del PP balear, Fernando Areal, afirmó este martes ante el magistrado que en 2003 pagó 100.000 euros que le había dado su hermana y esposa de Matas, Maite Areal, en concepto de fianza para adquirir el piso aunque posteriormente, al formalizarse la compra, entregó el contrato a Reus para que fuera éste quien figurase en las escrituras.

Las conversaciones telefónicas son de cinco meses después de estallar el caso Palma ArenaSin embargo, durante la comparecencia ayer de Areal, el juez exhibió unas grabaciones telefónicas en una de las cuales se escuchaba al cuñado de Matas decir, en referencia a Reus y presumiblemente en una conversación con el ex jefe del Ejecutivo, "que no nos deje con el culo al aire", en relación a la adquisición del piso del barrio de Salamanca.  

Tras ello, las comparecencias fueron aplazadas a este miércoles a petición de la defensa, por considerar estas grabaciones una nueva prueba dentro del proceso y constituir así un motivo de indefensión.  

Las comparecencias programadas para ayer fueron suspendidas tras la deposición del cuñado de Matas y ex tesorero del PP, Fernando Areal, durante cuya declaración el juez exhibió unas grabaciones telefónicas correspondientes a diciembre de 2009, cinco meses después de haber estallado el caso Palma Arena, lo que provocó la queja de algunos letrados, al interpretarlas como un motivo de indefensión ante estas nuevas pruebas aportadas.

Tras la declaración de Reus está prevista la declaración de Maite Areal y finalmente la de Matas, que se prevé la más larga a tenor de las investigaciones llevadas a cabo en torno a su presunto enriquecimiento ilícito y su posible relación con el desvío de más de cincuenta millones de euros durante la construcción del velódromo Palma Arena.