Jaume Matas
El ex presidente del Gobierno balear Jaume Matas (i) y su esposa Maite Areal, junto a su abogado Rafael Pereda (d), abandonan los juzgados de instrucción de la capital balear. Montserrat T. Díez / EFE

El ex presidente del Govern balear Jaume Matas rindió cuentas este miércoles ante el juez del "caso Palma Arena", justificando su incremento patrimonial durante la pasada legislatura en sus ingresos y rentas familiares. Además, ha descargado en el director general del Gobierno balear entre los años 2003 y 2007, José Luis "Pepote" Ballester, toda la responsabilidad en la toma de decisiones para construir el velódromo Palma Arena, y ha afirmado que no conocía a Jorge Moisés, el gerente de este espacio deportivo.

Maite Areal, mujer del Matas, se negó a declarar ante el juez a pesar de estar imputada por corrupción Respecto a sus bienes inmuebles, el ex ministro de Medio Ambiente ha sido interrogado por la compra que en 2005 realizó su amigo Bartomeu Reus, ex presidente de Gesa-Endesa, de un piso de lujo en el barrio de Salamanca de Madrid. El juez sospecha que el verdadero propietario de la vivienda es Matas y que Reus actuó como su testaferro, un extremo que ha negado el ex presidente de Baleares.

Matas ha reconocido que en un primer momento su cuñado, Fernando Areal, hizo un primer pago de 100.000 euros para la adquisición de la vivienda en el lujoso barrio de Salamanca, pero posteriormente, tras resultar ganador en las elecciones autonómicas de Baleares , en 2003, ya no le interesó disponer del piso. Por su parte, Maite Areal, mujer del Matas, se negó este mediodía a declarar ante el juez a pesar de estar imputada junto a su marido por corrupción.

Sin embargo, ésta no ha sido la única propiedad sobre la que Matas ha sido interrogado. La adquisición de vivienda en la Colonia de Sant Jordi (Mallorca), comprada supuestamente por su madre por unos 200.000 euros, también han centrado las preguntas de los abogados.

Después de horas declarando, el juez interrumpió la declaración de Matas para comer y la misma se retomó a las 16.30 horas, centrándose sobre todo en todo lo relacionado con el sobrecoste del velódromo Palma Arena durante la anterior legislatura y los motivos que propiciaron que la instalación deportiva acabara duplicando su presupuesto inicial, de los 48 millones de euros hasta los 110, en conexión con su enriquecimiento personal y una posible financiación ilegal del Partido Popular.

Matas culpa a "Pepote"

A este respecto, Matas ha descargado toda la responsabilidad en la toma de decisiones para construir el velódromo en el director general del Gobierno balear entre los años 2003 y 2007, José Luis "Pepote" Ballester, y ha afirmado que no conocía a Jorge Moisés, el gerente de este espacio.

Estaràs explicó al juez que Matas era el principal "interesado" en el avance de las obras del velódromo Esta versión del ex ministro de Medio Ambiente se contrapone a la que hace unos días realizó la actual eurodiputada y ex vicepresidenta del Ejecutivo autonómico en la pasada legislatura, Rosa Estaràs, que explicó al juez que el ex presidente era el principal "interesado" en el avance de las obras del velódromo.

Sobre el asunto de las escuchas telefónicas grabadas por orden judicial en los últimos meses como parte de una pieza secreta, las cuales el juez José Castro mencionó este martes por primera vez, serán recurridas por el abogado de Matas al considerar que violan su derecho a la defensa. En los momentos en que el juez le citó los "pinchazos" telefónicos, Matas se negó tajantemente a declarar.

Matas volverá este jueves por tercer día consecutivo a los juzgados de Palma para continuar declarando, después de haberlo hecho este miércoles durante más de seis horas. Pasadas las 20.30 horas, el juez decidió suspender la vista y continuar el jueves con la declaración de Matas, que será preguntado por el palacete que adquirió en la capital balear, posiblemente financiado con dinero en negro.

El ex presidente del Govern balear Jaume Matas ha rendido cuentas este miércoles ante el juez del "caso Palma Arena", justificando su incremento patrimonial durante la pasada legislatura en sus ingresos y rentas familiares. Además, ha descargado en el director general del Gobierno balear entre los años 2003 y 2007, José Luis "Pepote" Ballester, toda la responsabilidad en la toma de decisiones para construir el velódromo Palma Arena, y ha afirmado que no conocía a Jorge Moisés, el gerente de este espacio deportivo.

Respecto a sus bienes inmuebles, el ex ministro de Medio Ambiente ha sido interrogado por la compra que en 2005 realizó su amigo Bartomeu Reus, ex presidente de Gesa-Endesa, de un piso de lujo en el barrio de Salamanca de Madrid. El juez sospecha que el verdadero propietario de la vivienda es Matas y que Reus actuó como su testaferro, un extremo que ha negado el ex presidente de Baleares.

 

 

Matas ha reconocido que en un primer momento su cuñado, Fernando Areal, hizo un primer pago de 100.000 euros para la adquisición de la vivienda en el lujoso barrio de Salamanca, pero posteriormente, tras resultar ganador en las elecciones autonómicas de Baleares , en 2003, ya no le interesó disponer del piso. Por su parte, Maite Areal, mujer del Matas, se negó este mediodía a declarar ante el juez  a pesar de estar imputada junto a su marido por corrupción.

Sin embargo, ésta no ha sido la única propiedad sobre la que Matas ha sido interrogado. La adquisición de vivienda en la Colonia de Sant Jordi (Mallorca), comprada supuestamente por su madre por unos 200.000 euros, también han centrado las preguntas de los abogados.

Después de horas declarando, el juez interrumpió la declaración de Matas para comer y la misma se retomó a las 16.30 horas, centrándose sobre todo en todo lo relacionado con sobrecoste del velódromo Palma Arena durante la anterior legislatura y los motivos que propiciaron que la instalación deportiva acabara duplicando su presupuesto inicial, de los 48 millones de euros hasta los 110 millones de euros, en conexión con su enriquecimiento personal y una posible financiación ilegal del PP.

 

A este respecto, Matas ha descargado toda la responsabilidad en la toma de decisiones para construir el velódromo en el director general del Gobierno balear entre los años 2003 y 2007, José Luis "Pepote" Ballester, y ha afirmado que no conocía a Jorge Moisés, el gerente de este espacio.

Esta versión del ex ministro de Medio Ambiente se contrapone a la que hace unos días realizó la actual eurodiputada y ex vicepresidenta del Ejecutivo autonómico en la pasada legislatura, Rosa Estaràs, que explicó al juez que el ex presidente era el principal "interesado" en el avance de las obras del velódromo.

El ex presidente volverá este jueves por tercer día consecutivo a los juzgados de Palma para continuar declarando, después de haberlo hecho este miércoles durante más de seis horas.  Pasadas las 20.30 horas, el juez decidió suspender la vista y continuar mañana con la declaración de Matas, que será preguntado por el palacete que adquirió en la capital balear por un precio muy reducido.