Eso es lo que le ha prometido el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan Manuel Iglesias Mato, a los residentes del Ensanche. El presidente de la asociación vecinal, Gerardo Crespo, se reunió esta semana con el edil y cree que el control de la Policía Local es clave para frenar el botellón.

«Como no hay una legislación que prohíba beber en la calle, nos han dicho que van a vigilar más estas calles», aseguró el representante de los vecinos. Además, los residentes quieren que se controlen más las licencias de los afters, que según ellos causan un gran malestar a todo el vecindario. «Existe un vacío legal y algunos locales tienen varias licencias. El concejal se ha comprometido a vigilarlos más», afirmó Crespo.