El convenio suscrito hoy por las tres instituciones prevé la construcción de un túnel de cuatro kilómetros con tres carriles por sentido y que conectará la M-40 y la Carretera de Boadilla con la M-30 bajo la A-5, que costará 617 millones de euros y que pagarán al 50 por ciento el Ayuntamiento y Defensa.

El túnel dará servicio al área de planeamiento remitido APR 10.02 o primera fase de la operación, en la que se construirán 10.700 viviendas de las cuales 7.000 serán protegidas y las promoverá el propietario del suelo (Defensa), que cederá un 10% al Ayuntamiento para un plan de vivienda joven en alquiler.

Una segunda fase de la operación se desarrollará en el área de suelo Urbanizable No Programado UNP 04.07, donde se harán 11.400 pisos, según el acuerdo alcanzado entre Ayuntamiento y Defensa, que prevé un incremento del 33% en la edificabilidad para vivienda social en este ámbito, según manifestó Bono.

Dejamos de mover papeles para que se muevan las hormigoneras

La cláusula cuarta del convenio firmado hoy y con el que Bono dijo que "dejamos de mover papeles para que se muevan las hormigoneras", reconoce que la Comunidad, ausente hoy en este acto, debe aprobar la modificación del Plan General que ampliará en un 33% el número de viviendas protegidas que se hagan en el UNP 04.07.

300 millones en infraestructuras

Pero además, añade a continuación que "las obligaciones de financiación de las infraestructuras", en alusión al túnel, "sólo adquirirán firmeza y obligarán al Ministerio de Defensa hasta un máximo de 308,5 millones de euros, tras la aprobación definitiva del planeamiento en las condiciones pactadas en el presente documento".

El secretario general del PSM, Rafael Simancas, presente en la firma junto con la portavoz socialista del Ayuntamiento, Trinidad Jiménez, dijo que "espero y confío en que Esperanza Aguirre no ponga la zancadilla a esta operación en la que confían muchos madrileños".

Se construirá un túnel bajo el desarrollo que soporta acutalmente más de 130.000 vehículos diarios

Por su parte, Ruiz-Gallardón aseguró que este desarrollo urbanístico necesita el túnel para no perjudicar a las viviendas del entorno que ya está "al borde de la saturación", ya que soporta un tráfico de "superior a los 131.788 vehículos diarios". Además del túnel, se construirá una variante subterránea de la A-5, desde la carretera de Boadilla hasta la M-30, bajo la Cuña Verde de Latina, con una longitud de 4 kilómetros y una sección de tres carriles por sentido.

En transporte público, la prolongación de la Línea 10 de Metro ya preveía estaciones dentro del ámbito, en el que se implantarán nuevas líneas de autobuses con carril exclusivo a lo largo de la A-5, y se mejorará el servicio de Cercanías, todo lo cual cuenta con reserva de suelo para un futuro intercambiador de transportes.

Se crearán equipamientos sociales, deportivos y educativos que garanticen la calidad de vida de los vecinos, y se prevé mantener y ampliar determinadas instalaciones militares como el Servicio Geográfico del Ejército, el Centro Militar de Veterinaria, el Centro Deportivo de La Dehesa, el Centro Deportivo San Jorge o el Colegio del Instituto Social de las Fuerzas Armadas.

Es la iniciativa del ministerio en materia de vivienda más importante en suelos del Estado

 "Queda desbloqueada esta operación", dijo Trujillo, quien destacó que se trata de la más importante iniciativa de su ministerio en materia de vivienda pública en suelos del Estado, "una operación que no entendemos como patrimonial sino en beneficio de los ciudadanos que necesitan una vivienda".

Por su parte, Bono resaltó que las 22.000 viviendas resultantes serán "una ciudad del tamaño de Toledo", y anunció que el suelo libre se venderá de una manera "útil y transparente", mediante subasta, pero "con limitaciones para que el precio no se dispare: los promotores tendrán que construir también vivienda protegida".