Baltasar Garzón.
El juez Garzón, a su salida de la Audiencia Nacional. Chema Moya / EFE

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón acusa al Partido Popular de estar detrás de una "cruel campaña" de acoso contra él, que se inició cuando acordó encarcelar a los principales implicados en el 'caso Gürtel' y cuyo objetivo es, según el magistrado, forzar la impunidad de las conductas delictivas que ha investigado.

Garzón señala a Trillo y Aguirre como impulsores de una "campaña de desprestigio" Así lo afirma Garzón en el escrito de alegaciones que ha presentado este viernes ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el que reclama al órgano de gobierno de los jueces que no le suspenda cautelarmente de sus funciones mientras el Tribunal Supremo (TS) tramita varias querellas contra él. El juez alega que su continuidad en el cargo no entraña "riesgo de daño para la Administración de Justicia" y que, por el contrario, "perturbaría de una forma extremadamente grave a los magistrados que, en la actualidad, están tramitando" las causas en las que está imputado, entre ellas la de la 'trama Gürtel'.

El TS investiga a Garzón por los cobros que recibió durante su estancia en la Universidad de Nueva York entre 2005 y 2006, por investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo y por ordenar intervenir las comunicaciones en prisión entre varios imputados en el 'caso Gürtel' y sus abogados. El juez se muestra convencido de que las tres serán archivadas o en cualquier caso resultará absuelto y hace hincapié en que los querellantes han actuado de mala fe.

El juez de la Audiencia Nacional solicita que el vicepresidente del Consejo, Fernando de Rosa, y las vocales Margarita Robles y Gemma Gallego "se abstengan de participar" en las deliberaciones sobre su suspensión y pide que, "caso de no hacerlo", se tramite la recusación de los tres.

"Desprestigio, acoso y desautorización sin precedentes"

Como motivos para pedir la abstención de dichos vocales, alega "interés personal en el asunto" de De Rosa, al que atribuye "amistad íntima" con el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, "persona de la cual se dedujeron indicios de delito". También alega que Gallego ha mostrado tener una "enemistad manifiesta" con él, al igual que Robles, con la que coincidió en funciones públicas.

El PP se muestra a favor de mi depuración por investigar una trama de corrupción que le salpica El juez recuerda que la estrategia de "desprestigio, acoso y desautorización" de su labor jurisdiccional, "sin precedentes en la historia judicial española", comenzó a partir de febrero de 2009 cuando se conoció la investigación del 'caso Gürtel', una trama de corrupción ligada a cargos del PP. A su juicio, no ayuda el hecho de que los vocales del CGPJ hayan sido nombrados a propuesta de los partidos políticos, entre ellos, dice, el que ahora "se muestra públicamente a favor de mi depuración por haber investigado una trama de corrupción que salpica a alguno de sus componentes".

Motivos ideológicos y personales

Se trata, según argumenta Garzón, de una campaña alentada por personas a quienes él imputó y jaleada por medios de comunicación interesados, por motivos ideológicos y personales, en terminar con su carrera. Según afirma, el objetivo del acoso no es tanto cuestionar su persona, sino su labor jurisdiccional, "intentando poner en tela de juicio la regularidad de las instrucciones y, con ello, forzar la impunidad de las conductas delictivas que el juzgado osó investigar".

El juez asegura que nunca ha dudado en investigar y perseguir graves delitos El juez hace hincapié en que cuando, a instancias del fiscal, acordó la prisión de los principales implicados en el 'caso Gürtel' "personalidades próximas a quienes supuestamente se beneficiaron de las presuntas prácticas delictivas entablaron una cruel campaña contra mí". Entre ellos cita al ex ministro y diputado Federico Trillo; y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

El juez asegura que nunca ha dudado en investigar y perseguir graves delitos, "con independencia de que sus autores pudieran tener una u otra adscripción política o ideológica". Asimismo, recuerda que después de que el CGPJ archivara varias quejas contra él por parte del PP y el sindicato ultraderechista Manos Limpias la estrategia "se ha llevado por la vía más gruesa de las querellas por prevaricación que han sido admitidas por el Tribunal Supremo", en contra de la opinión del fiscal.