La detención se produjo después de que el dueño de una empresa de jardinería situada en Berrioplano sorprendiera a dos personas en el interior del local cuando trataban de cargar dos cajas con tornillería pesada.

Al ser descubiertos intentaron huir, pero el propietario del negocio los retuvo hasta que llegó la patrulla de la Policía Foral, que detuvo a R.P.J. por carecer de documentación y no constar que tuviera un domicilio habitual. La empresa había sufrido recientemente otro robo, en este caso de mayor cuantía.

Además, la Policía Foral interpuso una denuncia administrativa contra el otro implicado en los hechos, ya que era el conductor del vehículo que utilizaban y se encontraba influenciado por la ingesta de bebidas alcohólicas.

Consulta aquí más noticias de Navarra.