El ministro haitiano de Sanidad, Alex Larsen, ha declarado este domingo que el número de víctimas del terremoto confirmadas hasta el momento son  "cerca de 120.000 muertos" pero que su Gobierno teme que el número se eleve por encima de los 150.000 en los próximos días (esta última cifra la precisa BBC).

Al margen de el baile de cifras sobre las víctimas mortales, el Gobierno de Haití si que ha puesto fin ya a la búsqueda de supervivientes. En total son 133 personas las personas que han sido rescatadas con vida durante los últimos días, la última un joven de 24 años, llamado Exantus, que fue rescatado el sábado tras 11 días atrapado bajo los escombros de un edificio.

El ministro ha explicado que las principales necesidades actuales en su país son: agua, alimentación, material ortopédico, anestesias y analgésicos

Las excavadoras sustituyen a los equipos de rescate. La ayuda humanitaria es repartida, no sin dificultades, como reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los campamentos donde se agolpan los ciudadanos supervivientes del desastre.

El ministro ha explicado que las principales necesidades actuales en su país son: agua, alimentación, material ortopédico, anestesias y analgésicos, aunque considera que la primera gran fase de emergencia ya ha pasado.

Para coordinar todas estas labores se celebra este lunes una conferencia internacional en la ciudad canadiense de Montreal, adonde ya comenzaron a llegar representantes de una veintena de países y organizaciones, debe acordar un plan coordinado de reconstrucción a largo plazo, anunció el Gobierno anfitrión.

"Se necesita un plan colectivo"

"Lo que necesitamos de ahora en adelante es un plan colectivo que responde a las aspiraciones de los haitianos y está basado en una sólida valoración de necesidades y prioridades. Queremos hacerlo (la reconstrucción de Haití) bien", dijo el ministro de Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon.

La reunión también analizará la necesidad de un mayor grado de coordinación entre los países que proporcionan ayuda humanitaria

El ministro canadiense, presidente de la conferencia, dijo en una rueda de prensa que la reunión "establecerá una visión clara y conjunta en la comunidad internacional" para la recuperación y reconstrucción a largo plazo de Haití. "Esta conferencia será un paso inicial pero crítico en el largo camino de la recuperación", añadió el ministro canadiense.

La reunión también analizará la necesidad de un mayor grado de coordinación entre los países que proporcionan ayuda humanitaria a Haití tras los problemas surgidos en los primeros días después del seísmo. Varios países han expresado sus críticas sobre la forma en que Estados Unidos, que controla el aeropuerto de Puerto Príncipe desde poco después del terremoto, ha gestionado la llegada de ayuda humanitaria.

La semana pasada, el embajador de Haití ante la ONU, Raymond Joseph, protestó contra la práctica de los militares estadounidenses de arrojar desde helicópteros la ayuda humanitaria en vez de establecer en el suelo puntos de entrega.

En términos similares se expresó la Coordinadora Humanitaria del Programa Mundial de Alimentos, Kim Bolduc, quien dijo que "necesitamos una distribución ordenada y respetuosa de la comida". A pesar de ello, Washington dijo que continuará con la práctica de suministros desde el aire para aliviar la presión del aeropuerto de Puerto Príncipe.