Víctor Manuel
El cantante Víctor Manuel. JORGE PARÍS

Un gran cuadro de Ana Belén preside el salón en el que nos atiende Víctor Manuel. Afirma que le gusta dar entrevistas, pues significa que tiene "cosas que contar".

¿En qué consiste su nuevo espectáculo?
Es un invento que, aunque ya se ha hecho, voy a desarrollar de manera diferente. Básicamente explico el porqué de las canciones.

¿Cómo vive el paso de los años?
Cada etapa es diferente. Los comienzos eran muy en bruto: trabajas en sitios difíciles, tratando de gritar más que el público... Ahora todo es mucho más tranquilo y controlado.

¿Qué aporta actuar en un teatro?
Hay gente que no iría nunca a verte a una plaza de toros porque no les gusta ese espacio. Prefieren estar más cerca del artista.

¿Se siente cercano a su público?
Mucho. Hay mucha complicidad. Y aunque ellos saben lo que voy a contar, creo que en este espectáculo les rompo el saque varias veces.

Internet es un buen medio para esa comunicación con los fans, ¿lo domina?
Sí, pero no para relacionarme con los fans. Sé que estoy en foros, y de vez en cuando les echo un ojo. Pero en general me da pereza.

¿Cómo lleva que hablen de usted, aunque sea mal?
Bueno, por eso no miro esos foros demasiado, no sea que te encuentres cosas desagradables (risas).

A veces pueden venir bien para bajarle a uno de la nube...
No, ya me bajo yo solo.

La gente no se acuerda de que el canon se pagaba también por las cintas de cassette y las cintas VHS. El canon se ha pagado toda la puta vida¿Cómo afrontó las numerosas críticas hacia su defensa férrea del canon digital?
No me afectaron porque lo tengo clarísimo. Lo que se está discutiendo es el derecho a la remuneración por el trabajo de los artistas y los autores. El canon está mal explicado. Entiendo el argumento de no querer pagar por un cd si lo voy a usar para guardar fotos, pero lo cierto es que el canon está implantado en Europa. Y la gente no se acuerda de que el canon se pagaba también por las cintas de cassette y las cintas VHS. El canon se ha pagado toda la puta vida.

En ese sentido, ¿hacía dónde cree que va la industria de la música?
No lo sé. Está todo muy revuelto. España etá en el punto de mira de la Organización Mundial del Comercio como país pirata. En sitios como Reino Unido se reunirán los artistas con las compañías telefónicas y lo arreglarán en una semana repartiéndose el pastel. Aquí no. Aquí han funcionado como auténticos depredadores. Compañías como Vodafone o Orange han hecho aquí lo que en sus países no pueden hacer, como vender ADSL a través de las descargas.

¿Cree que existe alguna manera de revertir la animadversión general hacia la SGAE?
No tiene remedio. La gente tiene una idea difusa de lo que es la SGAE y de quién se lleva el dinero. Yo sé quién se lo lleva: Bruce Springsteen. No es una entidad de beneficencia que reparte el dinero a su antojo. Se lleva el dinero el que más trabaje, el que más venda y el que más toque. Punto. La gente habla de cosas de las que no sabe y de las que, de hecho, no tiene por qué saber. Y se dicen muchísimas gilipolleces sobre la SGAE. Han tomado varios chivos expiatorios a los que les han jodido la vida.

¿Como Ramoncín?
Exacto, como Ramoncín, que al fin y al cabo lo único que ha hecho es defender su trabajo y el de sus compañeros.

Como persona políticamente comprometida. ¿Qué es lo que más le preocupa de la situación actual del país?
Como a todo el mundo, que la gente tenga trabajo.

¿Es crítico con la política económica de Zapatero?
Yo no entiendo nada de economía. No sé si se puede hacer otra política económica con el país que tenemos. Seguramente no, pues todo está basado en la construcción. De todas formas, los gobiernos a los que apoyas son como una caja de bombones. Tú la compras entera y luego hay algunos dentro que no te gustan.

¿Le incomoda que le incluyan en el grupo de "los de la ceja"?
No me importa, pues lo hice conscientemente y no me obligó nadie. Llevo mojándome desde que hay democracia. Primero apoyé al PCE, luego a IU, y cuando aquello se fue a la puta mierda opté por el PSOE.

¿Dónde se ve de aquí a unos años?
Me gustaría seguir teniendo ganas de escribir canciones, no vivir del pasado sino seguir viviendo del presente. Y seguir subiéndome a un escenario mientras pueda.

BIO. Nació en Mieres en 1947. Su mujer es la cantante Ana Belén. Tienen dos hijos. Ha publicado una treintena de discos. Está inmerso en la gira Vivir para cantarlo.