Inmigrantes
También en Ceuta y Melilla descendió un 8,4% el número de detenciones de inmigrantes clandestinos AGENCIAS

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado interceptaron el año pasado a 7.285 inmigrantes que intentaron entrar en España de forma ilegal a través de embarcaciones, un 45,7% menos que en 2008, según el balance anual de la lucha contra la inmigración ilegal presentado este sábado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El titular de Interior señaló que si bien, en términos globales, el descenso de la entrada de extranjeros de forma irregular en España tiene que ver con la situación de crisis económica, también se encargó de puntualizar que en el caso de la entrada por mar de embarcaciones procedentes de África no se debe a este motivo porque los países del sur de Europa han sufrido el aumento de esta presión.

Unos datos que contrastan con la entrada de inmigrantes en embarcaciones a la Península e Islas Baleares, que aumentó en 2009 un 18,7%

"La crisis ha tenido efecto sobre la inmigración ilegal procedente de los países iberoamericanos, pero el descenso de embarcaciones ilegales se debe al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los procesos de repatriación y la cooperación con los países de origen como Argelia, Mauritania, Senegal o Mali", aclaró Rubalcaba.

Asimismo, destacó la bajada significativa de la llegada de inmigrantes en cayucos a las costas de la Islas Canarias, que ha pasado de 9.181 ilegales interceptados en 2008 a 2.246 en 2009, es decir, un 75,5% menos. Además, Interior calcula que durante cuatro meses no llegó ninguna embarcación al archipiélago y se trata de la cifra más baja desde el año 2000.

Unos datos que contrastan con la entrada de inmigrantes en embarcaciones a la Península e Islas Baleares, que aumentó en 2009 un 18,7% (5.034) respecto al balance del año anterior. Sobre este dato, el ministro Rubalcaba alertó de que "no se puede bajar la guardia porque hay elementos que apuntan a que la presión de la inmigración ilegal procedente de África va a continuar".

También en Ceuta y Melilla descendió un 8,4% el número de detenciones de inmigrantes clandestinos respecto al año anterior, ya que ha pasado de 1.210 personas interceptadas en 2008 a 1.108 en 2009.

Menos repatriaciones

En paralelo, la cifra de repatriaciones desde España a los países de origen cayó un 18,4% hasta alcanzar la cifra de 38.129. De todos estos repatriados, 13.278 fueron expulsados, a 12.226 se les denegó la entrada en España, 7.526 fueron devueltos y 5.099 fueron readmitidos.

Sobre las expulsiones cualificadas, es decir, aquellas que están relacionadas con la delincuencia, el titular de Interior destacó que han aumentado un 36,4%, pasando de 5.564 en 2008 a 7.591 en 2009. Sobre este asunto, el ministro se apresuró a pedir que no se relacionen estos datos con la imagen de los inmigrantes en su conjunto porque se trata de una cifra "ridícula" comparada con las personas que están legalmente en España.