Aunque los técnicos municipales estiman que el contencioso podría resolverse con menos de 7,5 millones de euros, la empresa exige el pago de 40 millones, más de una quinta parte del presupuesto anual del Concello.