La secretaria de Economía y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, anunció ayer en una entrevista que el nuevo impuesto de la renta (IRPF) recuperará la deducción por alquiler de vivienda, para que, al igual que la compra, sean «neutrales» fiscalmente. El impuesto de sociedades se rebajará para acercarlo a la media de la UE, actualmente del 30%.

El proyecto pretende que las rentas del trabajo «dejen de estar tan penalizadas fiscalmente», por lo que mejorará la «maraña» que hay de deducciones fiscales, rebajará el tipo máximo y se reducirán los tramos actuales de los tipos impositivos.