Hugo Silva
Hugo Silva dará vida a un atractivo y ambicioso ejecutivo de una empresa de publicidad. Antena 3

Lo tiene todo en la vida, pero un trágico error del pasado le atormenta. Ahora, la desaparición de una joven le dará la oportunidad de redimirse... Hugo Silva regresa a la pequeña pantalla con Karabudjan (Antena 3), un thriller policiaco de seis capítulos que se rodará entre Colombia, Senegal y España.

¿Cómo es Diego Salgado, su personaje?
Es un ejecutivo que tiene una carga con el pasado. A la vez que persigue su objetivo, en cierto modo egoísta porque es también para salvarse a sí mismo, va descubriendo su propia humanidad. La serie tiene mucho ritmo, acción y unos escenarios naturales impresionantes.

La serie consta de seis capítulos. ¿Fue decisivo para que volviera a la tele?
Para mí es muy importante saber que el trabajo tiene un principio y un final, te permite trabajar todo el arco del personaje. Hacer un trabajo así en televisión es un regalo. El ritmo del guión engancha desde el principio.

Me pone el estar
de repente en un desierto o en
una selva
¿Qué le parece rodar fuera de España?
Me gusta porque tiene un punto de aventura y de inmediatez. Me pone un poco el estar de repente en un desierto o en una selva.

Crear una atmósfera en un entorno natural es mucho más fácil.

¿Le atraen los personajes complicados?
Los personajes tienen que tener problemas para que parezcan interesantes. Me atraen los que tienen una forma diferente a la mía de enfrentarse a esas cosas.

¿Qué características tienen en común Lucas de 'Los hombres de Paco' y Diego?
Que los hace el mismo actor. Diego es un personaje que huye hacia delante y que no duerme, lo que se convierte en un lastre más. Eso te da una calidad para trabajar muy potente.

Después de acabar 'Los hombres de Paco' le lloverían las ofertas...
Sí claro, pero al margen de eso intento escoger personajes e historias que me gusten. A nivel personal lo que me interesa es hacer personajes distintos para descubrir cosas y no aburrirme.

¿Qué es para usted actuar?
Los actores tenemos la suerte de que vivimos más. He pasado por muchos procesos y los personajes me han enseñado cosas que jamás hubiera aprendido con otra profesión. En la ficción he matado, me he enamorado un millón de veces... y me lo he creído. Eso es lo que me queda y lo que me gusta.

Me gusta juntar a mi gente, darles de comer y charlar¿Y para desconectar de eso?
Me gusta juntar a mi gente, darles de comer y charlar de otra cosa. Al final siempre acabamos hablando de lo mismo, porque la mayoría de mis amigos se dedican a esto.

¿Cómo lleva ser famoso?
He decidido afrontarlo y no amargarme. Si te toca, te tocó, porque en mi caso yo no lo elegí. Me llegó cuando uno de mis personajes [Lucas] se hizo muy mediático. Lo único que pretendo es que ese personaje no se convierta en un lastre.  Me concentro en mi trabajo y lo que hay alrededor prefiero no pensarlo.

¿Las escenas de acción son adictivas?
Son muy divertidas, pero son muy cansadas y elaboradas. Es en lo que más se tarda. Una pelea de dos minutos te puede llevar un día porque hay que repetir coreografías, una y otra vez. Me gusta todo de este trabajo.

¿Prefiere el cine o la tele?
No me apetece volver a la tele con un personaje fijo de continuidad indefinida. Ahora quiero disfrutar, cambiar de personajes, jugar. Prefiero profundizar en un personaje para, al poco tiempo, borrarlo y despedirme de él. Aunque a veces cuesta hacerlo y meterse en el pellejo de otro.

Ahora mismo, ¿los mejores papeles están en la televisión?
Lo importante es el guión, el personaje y el contexto. La plataforma es otra historia.

BIO. Hugo Silva nació en Madrid el 10 de mayo de 1977. La mayoría de su carrera la ha desarrollado en televisión con series como Al salir de clase, Paco y Veva y Los hombres de Paco. Su último estreno en cine fue el filme Agallas.