La lucha contra la estacionalidad en el turismo de la Costa del Sol tiene este invierno un voraz enemigo en la crisis económica. La timidez de los caladeros tradicionalmente más fértiles, Inglaterra y Alemania, va a provocar que este invierno haya cierres de hoteles, como confirmó ayer el presidente de los hoteleros de la Costa del Sol, José Carlos Escribano.

En su opinión, estas clausuras temporales no llevarán consigo «costes laborales» y se tienen que llevar a cabo porque «mantener un hotel abierto sin rentabilidad hace que se cierre a largo plazo».

Pero tanto Izquierda Unida como CC. OO. piensan todo lo contrario. Para el responsable regional en turismo del sindicato, Gonzalo Fuentes, la Costa del Sol no puede convertirse en un destino de temporada. «Nuestra costa no se cierra, aquí no hay sólo sol y playa, sino otros segmentos como golf, congresos, salud, belleza, etcétera», especificó Fuentes.

En Málaga, el 80% de los hoteles (la Costa tiene unos 350 en total) son de apertura permanente; sin embargo, la estacionalidad está aumentando y son ya 20 los que actualmente han presentado expedientes de regulación de empleo o tienen procesos concursales en marcha.

En este punto, Fuentes precisó que entre el 30 y el 35% de los hoteles pueden cerrar este invierno, mientras que cifró en 1.800 los trabajadores (unos 60.000 en total) que pasarán al paro por los expedientes abiertos. Y es que hasta septiembre de 2009 un 76% de los empleos perdidos en los hoteles andaluces se ha producido en Málaga.

El 75% permite reservas 'on line'

El 75% de los hoteles de la Costa del Sol posibilitan la reserva garantizada por Internet, lo que supera a la media de venta de los hoteles nacionales en trece puntos porcentuales. Los motivos para vender por la Red son la captación de nuevos clientes, reducción de costes de negociación y expansión geográfica del mercado. El sector hotelero considera que en cinco años el principal canal de reservas para los hoteles de la provincia será Internet.

Consulta aquí más noticias de Málaga.