José Ignacio Goirigolzarri, del BBVA
El consejero delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, fotografiado el 28 de julio de 2009. Ángel Díaz / Archivo EFE

Se acabó la política de coger el dinero y correr, como decía hace poco el comisario de Mercado Interior de la UE, Charlie McCreevy. Al menos en EE UU,  donde la administración de Barack Obama quiere frenar los sueldos escandalosos de los altos directivos en aquellas empresas que han necesitado dinero público para salir de la crisis.

Esta medida, que en principio se aplicaría solo a las empresas 'rescatadas' con dinero del Estado y que dejaría el sueldo de la mayoría de los directivos por debajo del medio millón de dólares,  podría ampliarse a todas las empresas, si prospera la iniciativa de Kenneth Feinberg, 'el Zar de los salarios', quien fue nombrado por Obama para vigilar los sueldos de las empresas 'rescatadas'.

Según el diario 'Público', esta iniciativa estadounidense, no se trasladaría a España, donde el ministerio de Economía  no tiene previsto regular los salarios y los bonus de los altos directivos, a pesar del escándalo social que producen noticias como la de la jubilación de oro del delegado del BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, quien cobrará una pensión de 3 millones de euros anuales.

Que sea obligatorio publicar el sueldo de cada consejero de las empresas que cotizan en bolsa

El que la banca no haya recibido más que un préstamo del que el Estado ya está cobrando intereses se usa como justificación de la falta de intervencionismo en España.

Por el momento, en España, a lo más que se ha llegado es a pedir ante el G-20 que se hagan públicos los sueldos de los altos directivos de la banca.

Por su parte, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha pedido al Ministerio que sea obligatorio publicar el sueldo de cada consejero de las empresas que cotizan en bolsa.

La Comisión Europea quiere poner límites

La Comisión Europea (CE) sí se manifestó hace algo menos de un mes a favor de limitar los sueldos e indemnización de los ejecutivos como una manera de reformar el sistema financiero comunitario y evitar volver a cometer los errores que, en parte, han contribuido a agravar la crisis económica mundial.

El texto popuesto por Bruselas no tenía carácter legislativo, pero esperaba que los países la aplicaran. Entre otras cosas, la CE recomendaba limitar a un máximo de dos años de salario las indemnizaciones por cese y prohibir la percepción de esas compensaciones en caso de mala gestión. También abogaba por vincular la parte variable de la remuneración a la consecución de objetivos a largo plazo, así como diferir el pago de parte de los bonus y establecer un plazo obligatorio para la ejecución de las acciones y las opciones sobre acciones.

Tanto Francia como Alemania preparan regulaciones para acotar los salarios y las indemnizaciones de los ejecutivos; pero todavía no han hecho nada en concreto, excepto pedir moderación en tiempos de crisis.

Lo que cobran los ejecutivos

Los ejecutivos que más cobran, según 'Público', son:

  • José Ignacio Goirigolzarri, que se aseguró una pensión vitalicia de 3 millones de euros anuales antes de abandonar el BBVA.
  • Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, que ha cobrado 25 millones de euros en bonus durante los últimos dos años y medio.
  • Alfredo Sáenz, consejero delegado del Santander, que en 2008 ganó 9,3 millones de euros, más 12 millones que ingresó en su fondo de pensiones.
  • José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona y ex presidente de Endesa, de la que se marchó tras lograr una indemnización de 11, 3 millones.
  • Antonio González Adalid, ex presidente de Enagás, que obtuvo una indemnización de 4, 7 millones por dejar la compañía.