La directora general de Desarrollo Rural, Ana Isabel Parras, destacó hoy que la oferta de alojamiento rural en Castilla-La Mancha ha crecido en el último año un 13%, alcanzando la cifra de 1.475 establecimientos, según datos de junio de 2009.

Parras se pronunció así en el marco del II Congreso de Turismo Rural que tuvo lugar hoy en el Palacio del Infantado, en Guadalajara, donde destacó que estos datos demuestran que la demanda de turismo en Castilla-La Mancha consolida, informó la Junta en nota de prensa.

Según señaló, el incremento de recursos en este ámbito está ligado al Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible del Medio Rural y el Programa de Desarrollo Rural al amparo del nuevo Fondo Europeo Agrícola y de Desarrollo Rural (FEADER).

Además, destacó que los cambios en los gustos y hábitos de los viajeros han convertido el turismo rural en un factor de atracción de nuestros pueblos, siendo a partir de año 2000 cuando se experimenta un crecimiento espectacular.

Tras mostrar su compromiso con las empresas del sector, subrayó: "Tenemos la estrategia, la hoja de ruta y ahora necesitamos buenas dosis de iniciativa e imaginación. Incrementar la oferta no bastará para atraer clientes, debemos apostar por la calidad, la diferenciación y la profesionalización".