Iberia
Aviones de Iberia. REUTERS

El consejo de administración de Iberia ha aprobado este jueves la creación para 2011 de una nueva compañía de corto y medio radio, con base en Madrid. Es una de las medidas adoptadas para enfrentar la crisis, entre las que se encuentra también la congelación salarial durante dos años.

Con el nuevo plan, Iberia espera alcanzar un ahorro en gastos de hasta 37 millones de euros anuales

Fuentes de la empresa indicaron que la nueva aerolínea estará controlada por Iberia, aunque todavía no se ha definido si va a cubrir toda su actual red de corto y medio recorrido o una parte de ella.

El consejo de administración ha acordado también la puesta en marcha de un nuevo Plan Director (Plan 2012) con el que se quiere hacer frente a la caída de ingresos, la reducción de la demanda y las pérdidas económicas.

Este nuevo plan va a llevar a cabo la generación de ingresos, el ahorro y eficiencia de los costes, la mejora del servicio y el cambio del modelo de explotación.

Con todo ello, se espera alcanzar un ahorro en gastos generales de hasta 37 millones de euros anuales dentro de dos años, que se sumarían a los previstos en el Plan Director 2009-2011 (más de 480 millones de euros).

Salarios congelados, prejubilaciones y ERE

Otras medidas que se han acordado para la reducción de costes son el mantenimiento del empleo, la congelación salarial para toda la plantilla entre 2010 y 2011, la jubilación anticipada para los tripulantes de cabina de pasajeros mayores de 55 años (que puede afectar a 125 personas) y la aplicación del ERE actual, que se encontraba congelado y podría afectar a 200 empleados del personal de tierra.

La situación de la aviación comercial es insostenible, nunca se ha vivido un momento tan dramático

A juicio del consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez Lozano, la situación de la aviación comercial es insostenible y "nunca se ha vivido un momento tan dramático".

Para Sánchez Lozano, "es imprescindible transformar Iberia con soluciones imaginativas para poder tener un proyecto sólido y viable".

Iberia obtuvo una facturación en los primeros seis meses del año de 2.170 millones de euros, con unos gastos de 2.444 millones de euros y unas pérdidas de 165,4 millones de euros.