Benedicto XVI, líder de los 1.100 millones católicos en el mundo, será el segundo Papa en la historia que visita el lugar de culto judío, después de Juan Pablo II en 1986.

La visita del Papa Benedicto XVI será el 17 de enero, exactamente un año después de que su decisión de levantar la excomunión a un obispo que negó el Holocausto llevara las relaciones entre católicos y judíos a uno de sus momentos más delicados.

El Papa de origen alemán hizo un importante viaje a Israel y los territorios palestinos en mayo pasado, durante el cual se distanció de quienes niegan el Holocausto, como el obispo ultratradicionalista Richard Williamson.

Desde su elección en 2005, Benedicto XVI ha visitado sinagogas en su Alemania natal y en Estados Unidos.

Pero su visita a la sinagoga es significativa debido a que las relaciones entre el Vaticano y la comunidad judía de Roma, la más antigua en la diáspora, han sido a menudo consideradas como líderes en los vínculos entre católicos y judíos en el mundo.