Francisco Camps.
Francisco Camps, en una de las ocasiones que acudió a los juzgados. J.J. Guillén / EFE

El principal imputado de la trama Gürtel, el empresario Francisco Correa, no ha declarado ningún rendimiento de actividades económicas o patrimoniales ni ha presentado su Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) desde 1999, fecha de la última información disponible sobre él en la base de datos de la Agencia Tributaria.

Algunas de sus sociedades están domiciliadas en paraísos fiscalesAsí consta en la parte del sumario hecho público el martes por el juez Antonio Pedreira, en el que se afirma, sin embargo, que Correa "parece" ser propietario de un total de 30 sociedades, algunas de ellas domiciliadas en paraísos fiscales o países de baja tributación.

"Esto nos lleva a pensar que la situación económica real de Don Francisco Correa Sánchez pudiera ser muy diferente e la que aparece en la base de datos de la Agencia Tributaria", afirman los investigadores.

Según el sumario, Correa no sólo no declaraba ingresos por trabajo, actividades económicas o rentas de patrimonio sino que tampoco figura como administrador de ninguna sociedad. Sólo tiene acceso a una cuenta bancaria de la sociedad FCS, Formación Comunicación y Servicios, cuyas iniciales, señala el sumario, coinciden "curiosamente" con las de su nombre.

La sociedad no tenía actividad económica, según los registros de la Agencia Tributaria, así que desde 1999 sólo figura como titular de un piso y una plaza de garaje en Madrid.

No obstante, cuando el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón envió oficios a varios registros de la propiedad para que se le embargaran sus bienes éstos sólo localizaron propiedades de las que era titular su mujer, María del Carmen Rodríguez Quijano.

A su mujer le embargaron cinco coches de gran cilindradaDe hecho, a través del Registro de Bienes Muebles de Madrid sólo se embargó a Correa una motocicleta Suzuki, mientras que a su esposa se le embargaron cinco vehículos de gran cilindrada (dos todoterrenos Chrysler, dos Land Rover y un Lincoln).

Garzón intentó sin éxito embargar bienes de Correa a través de los registros de la propiedad de Barcelona, Las Rozas y Majadahonda (Madrid), Marbella (Málaga), San Roque y Algeciras (Cádiz), Altea (Alicante), Ibiza y Cambados (Pontevedra).