Así es como Francia quiere acabar con el fast-fashion de Shein y reducir el impacto ambiental que genera

La Asamblea Nacional de Francia votará esta propuesta de ley a mediados de marzo.
La Asamblea Nacional de Francia votará esta propuesta de ley a mediados de marzo.
Carlota Castrejana | STR
La Asamblea Nacional de Francia votará esta propuesta de ley a mediados de marzo.

Camisetas, tops, pantalones y bikinis a tres euros, vestidos de novia a treinta y objetos de decoración por menos de diez. Y cada día nuevos modelos. Todo ello en solo un clic. Esta es la clave del éxito de plataformas como Shein y Temu, que producen moda ultrarrápida -bajo condiciones laborales de dudosa dignidad- y las envían  a todas partes del mundo en cuestión de días. 

Hasta ahora, producir y vender a precios muy bajos, añadiendo cientos de novedades diarias a su catálogo - cerca de 1.000 al día- les ha salido muy barato a los dueños de estas grandes empresas, sin embargo, algunos países como Francia han comenzado a poner atención en las repercusiones medioambientales de esta industria, conocida como fast-fashion: la propuesta de los franceses consiste en imponer un recargo de 5 euros a cada prenda comprada en este tipo de plataformas.

Defender la industria textil francesa

En los próximos días, la Asamblea Nacional de Francia votará esta propuesta de ley impulsada por el diputado conservador Antoine Vermorel Marques, con la que pretende defender la industria textil francesa, que, en los últimos meses ha visto echar el cierre a decenas de empresas como Naf Naf, Camaïeu, Pimkie, Du Pareil au Même, Burton of London o Kookaï. De hecho, según la Federación Francesa de Prêt-à-porter, el cierre de grandes marcas de ropa provocó la pérdida de 10.000 empleos en el sector el año pasado. En cambio, las plataformas online chinas, que operan sin tiendas físicas, no crean empleo en Francia.

El diputado ha llevado a cabo la campaña #StopShein en sus redes sociales, donde se le ve mostrando prendas de Shein y hablando sobre el impacto nocivo de las mismas: asegura que contienen productos químicos prohibidos en la Unión Europea. "Son zapatos superchulos, con mucha clase", ironiza. "Pues han sido tratados con ftalatos, una sustancia que es un perturbador endocrino que nos puede provocar la esterilidad", afirma en su vídeo.

@antoinevermorel42 🛑 Les vêtements à 2€ qui arrivent en avion, contiennent des substances nocives pour la santé et finissent sur les plages en Afrique, c’est non ! Je dépose à l'Assemblée nationale une proposition de loi pour instaurer un bonus-malus afin de pénaliser les marques et pour encourager les démarches plus vertueuses ♻️ #shein#sheinhaul#ecologie#fastfashion#stopshein#pourtoi#fyp @lookbookaly @menezangel_ @loufitlove @lila_drila @cilia.ghass @tifanywallemacq @veronika_cln @lia__toutcourt @iamm_mae.e@IAMM_MAE.E ♬ son original - antoinevermorel

El diputado, responsable de las políticas ecológicas del partido conservador, también ha criticado las técnicas de marketing de las empresas de moda ultrarrápida, que utilizan las redes sociales y a los influencers para llegar a los jóvenes, que son su principal público objetivo.  

El impuesto, ¿una medida realmente eficaz?

Aunque los conservadores cuentan con el voto favorable de partidos de izquierdas como los ecologistas, esta medida ha generado un gran debate entre la ciudadanía. También algunas organizaciones medioambientales se han manifestado al respecto, reconociendo que a pesar de que se trata de un primer paso positivo, es una medida insuficiente para abordar integralmente los problemas ambientales y sociales del 'fast fashion'.

Un ejemplo de ello es Cosh, la plataforma que visibiliza marcas de moda sostenible a través de localización y tecnología, que aboga por medidas más amplias, incluida la restricción de importaciones de empresas que no cumplen con estándares sostenibles, promoviendo así la producción local y el apoyo a la artesanía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento