El PP aspira a ser clave en País Vasco con más de seis escaños y con la economía y el arraigo por bandera para robar votos a PNV

  • El candidato Javier de Andrés hará hincapié en la "decadencia" que sufre Euskadi con el actual Gobierno.
  • Los populares también se reivindicarán como alternativa al modelo 'sanchista' el próximo 21 de abril.
El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, y el nuevo presidente del PP vasco, Javier de Andrés en un Congreso territorial extraordinario del PP vasco para elegir a su nuevo presidente.
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente del PP vasco, Javier de Andrés.
EP
El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, y el nuevo presidente del PP vasco, Javier de Andrés en un Congreso territorial extraordinario del PP vasco para elegir a su nuevo presidente.

El PP del músculo territorial aspira a ser clave en País Vasco. A diferencia de las anteriores elecciones autonómicas, los de Alberto Núñez Feijóo acuden el 21 de abril con el reto de crecer dos escaños o, al menos, mantener los seis que tienen ahora junto a los de Ciudadanos. Asumen de antemano la imposibilidad de llegar al Gobierno vasco, como sí han hecho en apenas dos años en el gallego, valenciano, murciano, madrileño, riojano, extremeño, andaluz, balear, castellano leonés, cántabro y aragonés. El PP no es el protagonista de estas elecciones, pero podría ser la llave para futuros acuerdos. Para ello, el candidato Javier de Andrés atraerá al votante de derechas asumiendo como propias las banderas que han ondeado los nacionalistas: la economía y la industria, desde el arraigo a Euskadi. Y lo hará retratando a PNV que, en coalición con PSOE, ha llevado el territorio a la "decadencia". Así, se impondrán como alternativa a la política de izquierdas, en la que incluyen al PNV. En definitiva, el PP irá contra el modelo sanchista, el de un PSOE que va la mano del nacionalismo [PNV] e independentismo [Bildu].

Javier de Andrés se estrena como candidato popular desde el convencimiento de que el PP es el único partido que representa el espacio de la derecha en Euskadi, que prácticamente monopoliza PNV. No obstante, los populares sacarán toda la artillería contra el partido que se negó a hacer presidente a Feijóo para, después, llevar a Pedro Sánchez a la Moncloa. Desde el PP vasco creen que existe un prejuicio favorable a los nacionalistas cuando la realidad —según los populares— es que Euskadi está "en el verdadero declive" porque ha "perdido peso económico", asume más de la mitad de huelgas en España, ha lastrado su "cultura industrial" y se ha "lapidado" el esfuerzo al acudir a "subsidios injustificables" a través de la renta de garantía de ingresos.

Otra clave que jugará para captar electorado es el arraigo. Así, compatibilizará el sentimiento de pertenencia a Euskadi con la apertura de fronteras para frenar la marcha de jóvenes vascos al mismo tiempo que otros españoles escojan mudarse a País Vasco. Sería de alguna forma como darle la vuelta al proyecto del PNV que encuentran desfasado, ya que mantiene ideas como la moneda única o levantar aduanas en un Euskadi que debe de tener la mente abierta. La sanidad, la educación y las cosas del comer serán los temas más recurrentes de Javier de Andrés, que solo mencionará a ETA cuando la actualidad le lleve a ello. Por ejemplo, como cuando se conocieron las listas electorales de Bildu que tanta polémica generaron el 28-M por incluir a 34 condenados por pertenencia o colaboración con ETA en sus listas.

Al tiempo que atacan por la derecha, a PNV, los populares irán a por la izquierda que, en su opinión, representan tanto PSOE como los nacionalistas e independentistas. El escenario más factible que vaticinan es otro acuerdo entre PNV y PSOE, más aún después de que los nacionalistas dieran su apoyo a investidura de Sánchez. En lo que difieren distintos dirigentes es en la probabilidad de un acuerdo entre PNV y Bildu o PSOE y Bildu o directamente PNV-Bildu. La dura, en todo caso, es a quién apoyará el PSOE, dado que ambos son los socios indispensables del Gobierno central. 

El PP aprovechará también el desgaste de la marca socialista que hace menos de una semana se dio un último batacazo en Galicia. Está por ver si repetirán la misma estrategia que en las últimas elecciones —tanto la del 28-M como las generales y gallegas— en las que Feijóo ha llamado al voto desencantado del PSOE y ha cargado contra Bildu por ser "brazo político" de ETA. El PP vasco no prevé una transferencia de voto del PSOE a PP. Más bien aguardan los apoyos de aquellos que con independencia del partido al que votó está preocupado por su situación económica. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento