Un vídeo muestra a un supuesto trabajador de la UNRWA recogiendo el cadáver de un israelí el día de los ataques de Hamás

Imagen de un empleado de la UNRWA manipulando el cadáver de un israelí asesinado el pasado 7 de octubre.
Imagen de un empleado de la UNRWA manipulando el cadáver de un israelí asesinado el pasado 7 de octubre.
X
Imagen de un empleado de la UNRWA manipulando el cadáver de un israelí asesinado el pasado 7 de octubre.

El círculo alrededor de la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo) y sus vínculos con el terrorismo islamista se va estrechando. Israel ha difundido un vídeo en el que se ve a un trabajador de esta agencia recogiendo el cadáver de un ciudadano israelí el 7 de octubre, jornada en la que los terroristas palestinos de Hamás llevaron a cabo un ataque que mató a más de 1.200 personas y provocó la actual intervención militar de Israel en la Franja de Gaza.

Tal y como recoge el Washington Post, ya el mes pasado Israel acusó a Faisal Ali Musalam Naami, de 45 años, y otros 11 empleados de la UNRWA, de haber participado o prestado apoyo al ataque liderado por Hamás.

Las acusaciones han sumido a las Naciones Unidas en una crisis que ha llevado a Estados Unidos (el mayor donante de la agencia) y otras naciones a suspender la financiación para la agencia de ayuda y amenazar con colapsar sus operaciones en Gaza y el Medio Oriente en general. Pese a ello, España sigue siendo el único país importante que mantiene sus ayudas a esta agencia, pese a su relación con el terrorismo.

Las imágenes de la persona que Israel identificó como Naami serían las primeras en salir a la luz públicamente de cualquiera de los acusados que participaron en el ataque. El ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, publicó una captura de pantalla del vídeo en una conferencia de prensa el viernes como parte de un expediente que identificaba públicamente a los trabajadores humanitarios acusados. "La UNRWA ha perdido legitimidad y ya no puede funcionar como organismo de la ONU", dijo Gallant.

Las imágenes de circuito cerrado de televisión, localizadas de forma independiente por The Washington Post, proporcionan una imagen más completa que el breve relato del expediente público, que dice que Naami "estuvo involucrado en el secuestro de un soldado del kibbutz Beeri". Israel también acusó a Naami de ser parte de una brigada de Hamás en su ciudad natal de Nuseirat.

Después de que fuera nombrado en documentos israelíes confidenciales el mes pasado, The Washington Post encontró imágenes de Naami en internet y luego utilizó un software de reconocimiento facial para encontrar una coincidencia con él en imágenes del 7 de octubre. 

El Post encontró otros indicios que apuntaban a que Naami es el hombre del vídeo. Un Nissan Terrano II en las imágenes coincide con la misma marca y modelo de automóvil con el que aparece Naami en las publicaciones de las redes sociales, incluida la moldura dañada en una ventana trasera.

Antes de la conferencia de prensa del viernes, un funcionario de seguridad le dijo a The Washington Post que las autoridades israelíes habían identificado al hombre en las imágenes como Naami. Las imágenes se encuentran entre las pruebas que Israel utilizó como base para su acusación contra este terrorista.

En las imágenes del 7 de octubre, la camioneta se dirige hacia una puerta abierta del kibbutz Beeri poco después de las 9:30 de la mañana y se detiene justo dentro de la entrada, donde tres hombres que habían sido tiroteados y arrastrados desde un automóvil yacían inmóviles en el suelo.

Dos hombres salen del todoterreno. El conductor, el hombre identificado como Naami, lleva gafas que coinciden con las fotografías de sus perfiles de redes sociales. El otro hombre porta un rifle. Abren la puerta trasera del vehículo y extienden una manta en el interior.

Se acercan a una de las personas que habían recibido los disparos, un hombre que se encuentra en la calle junto a una nevera volcada. No está claro si está vivo, pero la víctima no reacciona ya que el hombre identificado como Naami lo agarra de la chaqueta, el otro le levanta las piernas y lo llevan hasta el coche y lo colocan dentro.

Luego hurgan entre las pertenencias esparcidas por la calle, se llevan un teléfono móvil y un sombrero antes de marcharse menos de tres minutos después de su llegada. No está claro por qué ni dónde se llevaron los dos hombres al israelí ni por qué abandonaron los otros cuerpos.

Según el Washington Post, Faisal Ali Musalam Naami fue neutralizado por las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) en una operación llevada a cabo en Nuseirat nueve días después.

El viernes, Gallant dijo que además de los 12 trabajadores, Israel tiene información de inteligencia que indica que más de 30 trabajadores de la UNRWA participaron en la masacre, incluida la toma de rehenes. Dijo que el 12% de los 13.000 trabajadores de la UNRWA están afiliados a Hamás y a la Yihad Islámica Palestina, un grupo islamista más pequeño en la Franja de Gaza.

La semana pasada, el ejército israelí descubrió un complejo de servidores subterráneos de Hamás, excavado a 20 metros debajo de la sede de la UNRWA en Gaza. El martes por la noche, el ejército israelí publicó un vídeo de un túnel debajo de Khan Younis, en el sur de Gaza, que, según dijo, era el escondite del líder de Hamás, Yehiya Sinwar. Entre los suministros subterráneos se encontraban paquetes de la UNRWA.

20minutos.es líder en los diarios más leídos en internet. Consulta las últimas noticias en el diario gratuito de referencia en España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento