Hizbulá e Israel recrudecen los ataques cruzados y el ala dura del Gobierno israelí pide declarar la guerra total

Un equipo médico israelí evacua a una persona herida por un cohete disparado este miércoles del Líbano al norte de Israel.
Un equipo médico israelí evacua a una persona herida por un cohete disparado este miércoles del Líbano al norte de Israel.
AP / LAPRESS / Gil Eliyahu
Un equipo médico israelí evacua a una persona herida por un cohete disparado este miércoles del Líbano al norte de Israel.

Desde que el 8 de octubre la milicia chií libanesa Hizbulá decidió atacar Israel en respuesta a la ofensiva de Tel Aviv sobre Gaza, quedó claro que la guerra en esta región no se iba a circunscribir únicamente a la Franja. El atentado de Hamás del día anterior que dejó más de 1.100 fallecidos y 240 secuestrados desató una oleada de bombardeos israelíes que se ha traducido en la ocupación del territorio palestino, la muerte de casi 30.000 personas y 67.000 heridas. Todo aquello ha creado una espiral de violencia en la región que se retroalimenta a diario. Y así lo certifica el aumento de ataques cruzados entre Israel e Hizbulá

Este miércoles al menos una persona ha muerto y otras siete han resultado heridas a causa de un ataque con proyectiles desde el sur de Líbano contra la ciudad israelí de Safed, situada en el norte del país. Un hecho que ha sido respondido de manera casi inmediata con un bombardeo generalizado en buena parte del territorio libanés que ha dejado un miliciano de Hizbulá muerto y al menos cuatro personas heridas. El recrudecimiento de los ataques ha servido para que el ala más dura del Gobierno de Benjamín Netanyahu pida abiertamente que se declare la guerra. 

Según el Ejército israelí, el disparo de proyectiles desde Líbano tenía como objetivo la base del Mando Norte en Safed. "Se identificaron numerosos lanzamientos desde Líbano contra las áreas de Netua, Manara y una base del Ejército en el norte del país", recoge un comunicado. "Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han atacado las fuentes de los disparos", afirmaron antes de que llegaran las primeras informaciones de cerca de una veintena de ataque aéreos en la mitad sur del Líbano. Según las informaciones recogidas por el diario Ynet, el Ejército estaría preparando una "respuesta significativa", sin que por el momento haya detalles sobre lo que podría implicar.

La localidad israelí afectada este miércoles se encuentra situada a unos trece kilómetros de la frontera con Líbano. Las alarmas aéreas han sonaron en Safed y otras ciudades del norte de Israel en varias ocasiones en la mañana de este miércoles, en el que la prensa israelí ha calificado como uno de los mayores ataques por parte de Hizbulá desde el inicio de las hostilidades. El suceso tuvo lugar un día después de que dos israelíes resultaran heridos en otro ataque con proyectiles contra la ciudad de Kiryat Shmona, también cerca de la frontera.

Las tensiones entre Israel e Hizbolá (apoyado por Irán) repuntaron tras el ataque achacado al Ejército israelí a principios del mes de enero en Beirut que acabó con la vida del número dos de Hamás, Salé al Aruri, y otros seis miembros de la organización islamista, incluidos dos altos cargos del brazo armado del grupo, las Brigadas Ezzeldín al Qassam.

"Es la guerra"

Con el aumento de los ataques se ha producido también un endurecimiento del tono en el Gobierno israelí y la oposición. El ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben Gvir, ha afirmado este miércoles que el ataque supone una declaración de guerra y ha pedido un cambio en la postura de las autoridades respecto a la situación en la frontera con Líbano. "No es un flujo (de cohetes), es la guerra. Es momento de dejar también atrás el 'concepto' en el norte", ha indicado el líder del partido ultraderechista.

En el mismo sentido se ha expresado Yuli Edesltein, jefe de la comisión de Asuntos Exteriores y Defensa del Parlamento israelí y miembro del Likud (partido de Netanyahu), que ha destacado en declaraciones a la Radio del Ejército que Hizbulá será "alejado de la frontera". "O hay una guerra total y Hizbulá es alejado, y asumirá la responsabilidad de los resultados en Beirut y Líbano, o no dejaremos que eleven el nivel y damos una dura respuesta y son alejados de la frontera", ha dicho.

Asimismo, el opositor Avigdor Lieberman, del nacionalista Yisrael Beitenu, se ha mostrado crítico con las decisiones del gabinete de guerra. "La línea roja se ha convertido en una bandera blanca", ha subrayado en X (antes conocida como Twitter). "Las conversaciones ociosas y las amenazas no crean confianza. Las FDI deben recibir hoy una orden del gabinete para comenzar a trabajar para crear una zona de seguridad dentro del territorio del Líbano, y no dentro del territorio de Israel", ha sentenciado.

Redactor '20minutos'

Redactor de Internacional, Exteriores y Defensa. Graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Múndo Árabe e Islámico por la Universidad de Barcelona. En 20minutos desde diciembre de 2020. Escribo sobre conflictos armados, derechos humanos y geopolítica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento