Así es la cárcel del asesino en serie noruego Anders Breivik: con gimnasio, Xbox, mascota y cancha de baloncesto

Imagen de Anders Breivik insertada en una de las dependencias de la prisión donde cumple condena.
Imagen de Anders Breivik insertada en una de las dependencias de la prisión donde cumple condena.
Getty Images
Imagen de Anders Breivik insertada en una de las dependencias de la prisión donde cumple condena.

El nombre del noruego Anders Breivik pasará tristemente a la historia después de que el 22 de julio de 2011 asesinara a 77 personas en un ataque motivado por su ideología neonazi.

Este hombre, que ahora tiene 44 años, está encarcelado en la prisión de Ringerike, pero en unas condiciones que distan mucho de lo que se podría pensar en cualquier otro país.

El Mirror publica que este centro penitenciario de dos plantas cuenta con con cocina y sala de televisión con pantalla plana, con una videoconsola Xbox de acceso ilimitado, y que la cocina incluso tiene lavavajillas.

Anders Breivik tiene acceso a una biblioteca, una cancha de baloncesto, un comedor y un gimnasio con pesas, una cinta de correr y una máquina de remo. Breivik también tiene tres periquitos como mascota, que pueden volar libremente por el complejo.

Breivik comenzó su sentencia de 21 años (la pena máxima en Noruega) en 2012 y fue trasladado a Ringerike en 2022. Se encuentra recluido en "relativo aislamiento social" y ha interactuado con otros prisioneros y visitantes varias veces.

Aunque ya ha cumplido aproximadamente la mitad de su sentencia, puede permanecer en prisión por más tiempo si se considera que representa un peligro para el público.

A pesar de su ambiente "cómodo", Breivik presentó recientemente una demanda contra el gobierno noruego alegando que su confinamiento solitario equivale a una violación de sus derechos humanos. Su apelación fue rechazada después de una audiencia de cinco días.

Breivik, que cambió su nombre a Fjotolf Hansen, afirma en su demanda, la segunda contra el gobierno noruego, que el aislamiento al que ha sido sometido desde que comenzó su sentencia de prisión en 2012 equivale a un castigo inhumano según el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El 22 de julio de 2011, Breivik mató a ocho personas en un atentado con bomba en Oslo antes de dirigirse a un campamento juvenil de un grupo político de centro izquierda en la isla de Utoya, donde, vestido de policía, mató a tiros a 69 personas, en su mayoría adolescentes. Breivik no ha mostrado ningún remordimiento por sus ataques, que describió como una cruzada contra el multiculturalismo en Noruega.

La audiencia a principios de este mes se celebró en el gimnasio de la prisión de Ringerike donde se encuentra recluido. Su abogado, Oystein Storrvik, afirmó que su cliente se ha visto afectado por la falta de contacto con el mundo que le rodea. Mientras prestaba declaración, Breivik lloró y dijo que sufre de depresión y pensamientos suicidas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento