Israel admite haber sufrido uno de sus "días más duros" tras la muerte de 24 soldados mientras aumenta el cerco en el sur de Gaza

"Ayer fue uno de los días más duros desde que estalló la guerra. Perdimos a 24 de nuestros mejores hijos, los héroes que cayeron defendiendo la patria junto con los ciudadanos de Israel".
"Ayer fue uno de los días más duros desde que estalló la guerra. Perdimos a 24 de nuestros mejores hijos, los héroes que cayeron defendiendo la patria junto con los ciudadanos de Israel".
"Ayer fue uno de los días más duros desde que estalló la guerra. Perdimos a 24 de nuestros mejores hijos, los héroes que cayeron defendiendo la patria junto con los ciudadanos de Israel".
Soldados israelíes portan el féretro envuelto en una bandera del reservista Hadar Kapeluk.
AP - EP

"Ayer fue uno de los días más duros desde que estalló la guerra. Perdimos a 24 de nuestros mejores hijos, los héroes que cayeron defendiendo la patria junto con los ciudadanos de Israel". Con estas palabras se refería Benjamin Netanyahu a una de las jornadas más mortíferas desde que comenzó su ofensiva militar sobre la Franja de Gaza como respuesta al atentado de Hamás del 7 de octubre. Una veintena de soldados israelíes murieron este lunes tras la explosión causada por el ataque de milicianos palestinos. La guerra en el enclave se ha intensificado en el último día, en el que cerca de 200 personas han muerto, superando ya la cifra de 25.400 palestinos fallecidos y 63.300 heridos como consecuencia de los ataques y combates israelíes. 

Pese a la muerte de sus militares, el Estado hebreo se ha felicitado por haber cercado por completo Jan Yunis, una de las ciudades más importantes de Gaza y en la que durante meses se han refugiado cientos de miles de desplazados internos que huían de la guerra en le norte de la Franja. En las últimas horas, además, se había especulado con una propuesta de Israel para un alto el fuego de dos meses, sin embargo, Netanyahu ya ha alertado tras lo ocurrido el lunes que no "parará de luchar". 

"En nombre de nuestros héroes, por nuestras vidas, no dejaremos de luchar hasta la victoria total", ha dicho el primer ministro israelí en un mensaje en su cuenta en la red social X. Netanyahu ha lamentado la muerte de los "heroicos soldados" y ha trasladado sus condolencias a las familias de los fallecidos. "Sé que para estas familias, sus vidas cambiarán para siempre", ha dicho. Además, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que abrirá una investigación para esclarecer lo ocurrido en este "desastre" y ha pedido "aprender la lección".

Según el portavoz del Ejército de Israel, Daniel Hagari, el incidente que provocó la muerte de los 21 soldados tuvo lugar en el centro de la Franja, a 600 metros de la valla de separación a la altura de la comunidad israelí de Kissufim. "Los edificios se derrumbaron aparentemente a causa de las minas colocadas por nuestras fuerzas en su interior para derribarlos", ha manifestado Hagari. Medios israelíes aclararon más tarde a través de declaraciones de mandos castrenses que esto se pudo deber a un ataque palestino contra un carro de combate que protegía al grupo de soldados que estaba colocando los explosivos. Así mismo, poco antes de que esto ocurriera, otros tres soldados de la brigada de paracaidistas murieron en combate en Jan Yuni, elevando a 24 el numero de fallecidos el lunes.

En el marco de la ofensiva lanzada por Israel han muerto cerca de 220 soldados si se agrega este incidente, el evento más mortífero para las tropas israelíes en un solo día. Además, a esta cifra se le suma a los 330 militares israelíes que murieron en el ataque de Hamás el 7 de octubre. El ministro de Defensa, Yoav Gallant, definió lo ocurrido como un "duro golpe" y Benny Gantz, ex ministro de Defensa y líder de la oposición que pertenece actualmente al gabinete de guerra, llamó a la "unidad nacional" para "continuar" el conflicto armado. "Estos son reservistas que lo dejaron todo para defender el Estado de Israel bajo una visión sionista, nada menos. Y así recordaremos a los caídos en ese terrible desastre", señaló.

Una propuesta de alto el fuego que parece lejana

Que la guerra va a continuar es algo que no solo han dejado caer altos cargos israelíes, sino que el propio Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha afirmado este martes que Israel y Estados Unidos "deben entender bien el mensaje" lanzado a través de la "operaciones cualitativas" de este lunes. Sami abú Zuhri, un portavoz de Hamás, ha insistido en que "la fortaleza de la resistencia está aumentando, no disminuyendo". "Eliminar a Hamás es una ilusión", ha dicho antes de agregar que "es momento de reconocer el derecho del pueblo palestino a obtener libertad, autodeterminación y establecer un Estado de Palestina".

Sobre las negociaciones para llevar a cabo este propósito, precisamente este lunes (antes de conocerse la muerte de los soldados), varios medios de comunicación israelíes y estadounidense aseguraron que el Gobierno de Netanyahu había hecho una propuesta de tregua de dos meses en la guerra de Gaza a cambio de que Hamás liberara a los rehenes aún retenidos. 

Según el medio israelí Walla, que cita a altos cargos del Ejecutivo, Israel habría enviado a los dos mediadores principales en el conflicto, Egipto y Catar, esta propuesta en la que también se incluiría un intercambio por presos palestinos. Una medida muy parecida a la ocurrida hace unos meses y que permitió la liberación de decenas de rehenes a cambio de reos palestinos. Aunque esta proposición concreta todavía no se ha confirmado, Catar sí ha reconocido este martes que hay "negociaciones serias" en marcha, pero que la negativa a la solución de los dos Estados por parte de Israel estaba "obstaculizando" su desarrollo. Además, Hamás estaría también negándose a llegar a un acuerdo ya que ya no solo piden una tregua, sino el fin de la guerra y la retirada de Israel de forma definitiva.

Mientras tanto, los ataques continúan y el grupo chií libanés Hizbulá ha asegurado haber lanzado este marte "un gran número" de proyectiles contra uno de los principales centros de inteligencia en el norte de Israel. En el sur del enclave, la situación humanitaria en Jan Yunis ha empeorado tras la ofensiva israelí que ha cercado la ciudad. "La ocupación israelí cometió 22 masacres contra familias en la Franja de Gaza, dejando 195 mártires y 354 heridos durante las últimas 24 horas", dijo el portavoz del Ministerio de Sanidad Gazatí, Ashraf al Qudra.

Además, la Media Luna Roja Palestina ha denunciado ataques contra los hospitales Nasser y Al Amal, en Jan Yunis. En el mismo sentido se ha pronunciado Al Qudra, que ha pedido una "intervención urgente" para proteger los centros médicos y facilitar el movimiento de las ambulancias.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento