• Ofrecido por:

Alba García, atleta ciega: "De deporte paralímpico sólo se habla el año de los Juegos, pero existen también los otros tres años"

Alba García Falagán compagina sus estudios con el deporte mientras se prepara para París 2024.
Alba García Falagán compagina sus estudios con el deporte mientras se prepara para París 2024.
Cedida
Alba García Falagán compagina sus estudios con el deporte mientras se prepara para París 2024.

Alba García Falagán es atleta, tiene 22 años, está terminando fisioterapia en la Universidad de Alcalá de Henares y, además, tiene, desde que nació amaurosis congénita de Leber, una enfermedad genética que le provoca una discapacidad visual grave. 

Esta enfermedad le impide ver prácticamente nada, pero no le ha impedido convertirse en atleta profesional ni sacarse una carrera universitaria. Con excelentes marcas en el último mundial y un diploma olímpico en Tokio 2020, esta madrileña se prepara ya para su próximo gran reto: los Juegos paralímpicos de París.

Hola, Alba. Eres ciega de nacimiento, ¿Verdad? ¿Cuál es la causa?Sí, soy ciega debido a una enfermedad genética. Mis dos padres portan un gen que puede provocar esta enfermedad, y al portarlo los dos, yo la desarrollé. Yo soy el primero y único caso de mi familia porque mis padres decidieron no tener más hijos después por temor a que les ocurriera lo mismo. 

¿Cómo te decidiste a practicar atletismo? ¿Quién te animó?ONCE tiene un profesorado que se dedica a ir a los colegios a adaptar las clases, los materiales, y el mío era profesor de educación física en un centro de recursos educativos de la ONCE. Llevaba una actividad que se llama multideporte, que era los martes por la tarde, y me animó a que participara. Empecé a ir y para mí era mi día favorito de la semana, conocí mucha gente, me lo pasaba muy bien… me hizo querer mucho el deporte. 

¿Cómo empezaste a competir más en serio?Al principio, practicaba de todo, pero llegó un momento en el que tuve que especializarme y elegí atletismo, que era el deporte que mejor se me daba y el que más me gustaba. A partir de entonces, empecé a tomármelo más en serio, a entrenar más horas… y hasta ahora.

¿Te encontraste con prejuicios, alguien que cuestionada que pudieras dedicarte al atletismo siendo ciega, teniendo discapacidad?La verdad es que no, pero porque siempre he practicado deporte con personas con discapacidad visual, todos van a lo mismo que yo y tienen lo mismo que yo, aunque sea en mayor o menor grado. Pero sí que es cierto que fuera de ese entorno, llama la atención, y sí que me he encontrado con gente que hace comentarios del tipo ‘¡madre mía, qué superación!’, pero para mí es algo cotidiano, algo que hago todos los días. Cada uno tiene unas cualidades distintas y se le dan bien unas cosas u otras, y a mí se me da bien esto. 

De deporte paralímpico sólo se habla el año de los Juegos, pero existen también los otros tres años

Para la gente que no esté familiarizada, ¿cómo entrena y compite en atletismo una persona ciega? ¿Qué apoyos necesitáis?Eso varía un poco, porque dentro de la discapacidad visual tenemos tres categorías: C11, ciegos totales (que es en la que estoy yo), C12, que son atletas con discapacidad visual severa, y C13, con suficiente resto visual suficiente para hacer atletismo convencional.
En mi caso, yo compito con los ojos tapados, y hago salto y carrera, que requieren adaptaciones distintas. En la carrera, mi guía y yo vamos atados con una tira con un aro en cada extremo, y corremos como en espejo. Es decir, que si yo adelanto la pierna derecha, él tiene que adelantar la izquierda. Mi guía, Diego, además, se tiene que adaptar a mí, a mi ritmo, y me tiene que ir hablando todo el rato: me cuenta las curvas, las rectas, cuándo se acerca la meta…

¿Y en el salto?En el salto, la cosa cambia un poco porque no podemos ir atados, sino que la guía se hace mediante señales sonoras y me avisa de cuándo tengo que empezar a dar las zancadas para saltar. Es bastante arriesgado, por eso el estadio tiene que estar en silencio, porque si saltamos antes de tiempo o saltamos lateralmente, podemos hacernos daño.

Alba García Falagán compitiendo en el mundial de Atletismo de París 2023.
Alba García Falagán compitiendo en el mundial de Atletismo de París 2023.
MHelsing

Se necesita mucha coordinación entre el guía y el atleta…Sí, pero, sobre todo, mucha confianza. Si no confías en la persona que está al otro lado de la cuerda nunca vas a dar el 100% ni lo harás del todo bien por muy bueno que seas, porque vas con miedo. Yo tengo la suerte de tener a mi lado a un equipo maravilloso, me siento muy afortunada. 

¿Cómo ves el tema del deporte paralímpico? ¿No crees que se habla más de él de unos años para acá, que cada vez está más reconocido?Sí, yo creo que se habla más que antes, pero sobre todo el año que hay Juegos, los otros tres años no tanto, pero el deporte paralímpico existe también los otros tres años, y hace falta que se hable también durante este tiempo. Somos menos, pero seríamos más si el deporte paralímpico saliera más en los medios. Dicho esto, tengo que reconocer que tenemos más visibilidad que hace cinco años.

¿Qué les dirías a los patrocinadores para que apuesten por los deportistas con discapacidad?Yo tengo la suerte de tener un patrocinador, que ahora mismo es Liberty Seguros, que ha apostado por del deporte paralímpico siempre, pero estaría bien que lo hicieran más empresas, porque este deporte crecería mucho más. Falta visibilidad y hay que dar más pasos, pero entiendo que esto se hace de hoy para mañana, y muchos pasitos de hormiguita, que estamos dando ahora, hacen un paso de gigante. 

¿Cómo es tu día a día?Es un poco locura, porque estudio Fisioterapia, estoy en cuarto curso, y además estoy de prácticas por las mañanas. Llego a casa a mediodía, estudio un rato y luego me voy a entrenar de lunes a jueves, y los sábados por la mañana. Libro solo los viernes por la tarde y los domingos, pero si no hay competición o control, sino, me toca también todo el finde. Pero lo voy sacando todo. En la carrera voy a curso por año y puedo salir de vez en cuando, aunque es cierto que mi familia y mis amigos adaptan mucho sus horarios a mí para que pueda verlos. Y yo lo agradezco. 

En el colegio y el instituto tienes mucho apoyo, pero en la Universidad desaparece, tienes que buscarte más la vida

Cómo estudiante. ¿Qué apoyos tienes en la Universidad ahora mismo?Pues pocos, la verdad. Así como en el colegio y el instituto tienes mucho apoyo, eso en la Universidad desaparece y tienes que buscarte más la vida. Tengo una persona de contacto en la Universidad a la que puedo llamar si lo necesito, pero poco más. A la universidad voy con mi ordenador, tomo mis apuntes por audio, estudio en audio… aunque es verdad que yo ya tengo mis trucos, como, por ejemplo, siempre le pido a mis profesores ponerme yo de modelo para sentir cómo lo hacen, pido ayuda a los compañeros, familia… 
Aunque en general, me apaño bastante bien, son muchos años estudiando. Y también está la ONCE, a la que puede recurrir siempre, porque si no fuera por ellos, pocos estudiantes ciegos estaríamos donde estamos. Gracias a los recursos que me dieron antes ellos, ahora estoy apañándome bien. 

Pensaste que, por edad, no podrías competir en Tokio 2020, pero pudiste, y con muy buenos resultados. ¿Qué expectativas tienes para 2024?Lo de Tokio no me lo esperaba para nada, yo iba a aprender, a pasarlo bien y a hacerlo lo mejor posible, pero sin ningún tipo de presión. Y quedé séptima en el 200, que para mí fue una pasada, no lo esperaba para nada. Luego se me dio muy bien el mundial… así que, de cara a París, hay que intentar hacerlo mejor. Nunca se sabe, porque hay mucho que hacer y he tenido cambios: ahora corro con antifaz, hago salto cuando antes no hacía… y al fin y al cabo nadie tiene el pase asegurado. Que me llevaran a los Juegos en 2020 no quiere decir que me vayan a llevar en los siguientes, pero, desde luego, me estoy esforzando mucho para que así sea. 

Y de cara al futuro, a largo plazo, ¿qué planes tienes a nivel laboral?Me gustaría, todo lo que pueda, compatibilizar la vida laboral con el deporte. Si me llevan a París, cuando vuelva, mi intención es seguir formándome con algún master, cursos de especialización, como fisioterapia en salud de la mujer, que me gusta mucho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento