Nace la Alianza Tecnológica por la Inclusión: "La tecnología debe ser una aliada para las personas con discapacidad"

Reunión inicial de la Alianza con un grupo de empresas tecnológicas.
Reunión inicial de la Alianza con un grupo de empresas tecnológicas.
PLENA INCLUSIÓN ESPAÑA
Reunión inicial de la Alianza con un grupo de empresas tecnológicas.

La confederación Plena Inclusión España ha lanzado la Alianza Tecnológica por la Inclusión (ATI), una iniciativa que tiene el propósito de reducir la brecha digital de las personas con discapacidad intelectual. La intención del proyecto es implicar a las empresas tecnológicas y convencerlas de los beneficios económicos y sociales que obtendrían al diseñar productos y servicios accesibles, usables y comprensibles para todas las personas.

"La tecnología debe ser una aliada y no un obstáculo para la autonomía y la vida plena de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo", ha expresado Carmen Laucirica, presidenta de la confederación. En la actualidad existen unas 350.000 personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, así como también cientos de miles más que tienen dificultades de comprensión.

Todas ellas sufren las consecuencias de la brecha digital y tienen limitaciones a la hora de acceder a derechos como la salud, la información, el empleo o incluso el ocio. Por este motivo, Plena Inclusión considera que "la accesibilidad cognitiva o la facilidad en el uso de la tecnología son derechos llave".

"En Plena Inclusión decimos que la accesibilidad cognitiva o la facilidad en el uso de la tecnología son derechos clave que impiden el disfrute de derechos básicos como pedir una cita médica, registrarse en una oposición o comprar un billete para viajar en tren", ha explicado Laucirica.

El primer paso para la creación de esta alianza ha sido una reunión con las empresas que representan a los sectores a los que quieren dirigirse, como Telefónica, SAP, AEB, Samsung, Inetum, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Carlos III de Madrid, Globant, IE University, Alcad, NTT Data e Hiberus, perteneciente al Grupo Henneo.

Responsables de los desarrollos tecnológicos de estas empresas han participado en una sesión de reflexión en la que han compartido sus puntos de vista y han identificado las principales barreras y obstáculos a los que se enfrentan, así como los beneficios competitivos que pueden hallar teniendo la accesibilidad cognitiva como uno de sus criterios a la hora de diseñar y fabricar tecnología.

Algunos de los obstáculos destacados por los asistentes han sido el peso de la herencia tecnológica, la dificultad para encontrar talento experto en accesibilidad en España o la falta de vías de colaboración entre la universidad y las empresas. Además, han sopesado la oportunidad de negocio que supone tener esta realidad presente, así como la posibilidad de ampliar mercado, llegando a un nuevo nicho de consumidores.

En la sesión también han participado personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, compartiendo ejemplos cotidianos respecto a las dificultades con las que se enfrentan en el uso de la tecnología, y cómo esta barrera les impide completar una cita médica o simplemente realizar una compra online.

La iniciativa de la Alianza Tecnológica por la Inclusión forma parte del proyecto Transformación Digital por la Inclusión (TDI) financiado por la Unión Europea con fondos 'Next Generation', enmarcado en el Plan de Recuperación y Resiliencia, coordinado por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento