Lehman Brothers
La sede de Lehman Brothers en Nueva York. Justin Lane / EFE

Han pasado 365 días desde la quiebra del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers. El colapso del gigante financiero hizo prever un 'crack' similar al de 1929, pero la rápida actuación de los gobiernos, propiciando un cambio de modelo económico y, sobre todo, con su asistencia económica a la banca, parecen haber detenido la crisis. Al menos, la financiera: los bancos españoles valen en bolsa hoy el 23 % más que hace un año.

A los brotes verdes del sistema financiero, se une otro efecto positivo para el bolsillo de los españoles: las bajadas de tipos de interés decididas para reactivar la economía han propiciado caídas del euríbor y por ende rebajas en las hipotecas.

El euríbor no deja de caer por la bajada de tipos y las medidas de apoyo a la banca

Un año después de la caída de Lehman, el euríbor, el principal indicador para calcular el interés de las hipotecas, se sitúa en mínimos históricos y no deja de encadenar descensos, debido principalmente a las bajadas de los tipos de interés y a las medidas de apoyo a la banca.

Los recortes de los tipos sin precedentes y las medidas de ayuda a los bancos europeos ha devuelto en parte la confianza a los bancos y ha hecho que el euríbor, que refleja el tipo de interés al que las entidades se prestan dinero entre sí en el mercado del euro, se haya ido relajando y acortando distancias con el precio oficial del dinero.

De hecho, el indicador suma ya once meses seguidos de descensos y cerró agosto en el 1,334%, su sexto mínimo histórico consecutivo, y casi cuatro puntos porcentuales inferior al que se registró un año antes, el 5,323%.

Sin embargo, la cara más amarga de estos tiempos de crisis es la del desempleo. El paro en España roza el 18,5%, una tasa que además duplica la media de la Eurozona, situada en el 9,5% y que afecta, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo, a 3.629.080 personas.