OPINIÓN

En territorio hostil

Una bandera del colectivo LGTBI, en una imagen de archivo.
Una bandera del colectivo LGTBI, en una imagen de archivo.
MARTA FERNÁNDEZ / EUROPA PRESS
Una bandera del colectivo LGTBI, en una imagen de archivo.

Estos días se está celebrando en todo el mundo el Orgullo. La fiesta de la diversidad, del amor, de la paz y del buen rollo. Una celebración de colores que en armonía son más y mejores, que unidos son invencibles y que, siempre respetando, lograrán lo que siempre fue lógico, que se les respete. Pese a todo, a veces, el terreno de juego me parece un territorio hostil y esto es un error.

Ante las desuniones políticas, los intereses partidistas, las censuras a la libertad de expresión y la proliferación de las agresiones en todos los sentidos, somos muchos los que nos manifestamos como personas hartas de todo este odio que solo enmascara inseguridades, traumitas y puertas de armarios cerradas a cal y canto.

Desde pequeño siempre me han inculcado el respeto como uno de mis valores principales y creo que, a veces mejor y otras peor, siempre lo llevo a cabo con todo el mundo. En ocasiones no me he sentido respetado. Y no solo hablo de los hombres de cromañón o de las mujeres más radicales, hablo también de mis hermanos colorines que, en ocasiones, no ven más allá del blanco o el negro pese a pertenecer a un colectivo tan grande como enormes eran las cajas de pinturas de palo de cuando íbamos al cole.

Siento que pertenezco a un colectivo que no colectiviza como debería y que critica en exceso. Un poderoso grupo que recluta aliados en otros lares para idolatrarlos y ponerlos en pedestales que, tarde o temprano, se vienen abajo. A veces pienso que soy daltónico, otras que no encajo, pero todas que quiero apoyar, luchar y sobre todo contribuir a amar.

Siento que pertenezco a un colectivo que no colectiviza como debería y que critica en exceso

Con orgullo, respeto, reflexión y conciencia hoy celebro que todos los colores son importantes y que en el arcoíris caben todos sin excepción. Que hay que unirse a la lucha, que hay que reivindicar, criticar y visibilizar, pero que sobre todo hay que amar libremente y ser quienes somos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento