¿Por qué protestan los consumidores? Ganan peso las denuncias al sector energético... y disminuyen los reclamos a la banca

Lo primero es presentar una reclamación por escrito al vendedor, no al fabricante.
Imagen de archivo de un coche
Freepik

El año 2022 se caracterizó por la complicada coyuntura que atravesó diferentes ámbitos de la sociedad y que ha influido en el comportamiento de consumidores y en sus preocupaciones, algunas de las cuales se han trasladado en reclamaciones y denuncias ante las organizaciones en defensa del consumidor.

El sector de la automoción y de la energía se sitúan a la cabeza de las 53.448 consultas y reclamaciones recibidas por la organización Facua, según su informe ¿Qué denuncian los consumidores? presentado este martes por la organización de consumo. Su equipo jurídico abrió 11.522 expedientes de reclamación en representación de sus asociados y hasta 41.926 consultas.

El sector de la compra y reparación de vehículos ha sido el más denunciado por los consumidores con el 23,0% de las reclamaciones, en parte por la campaña que inició Facua para ayudar a los usuarios a reclamar miles de euros cobrados de más al comprar sus vehículos entre 2006 y 2013, hecho que tuvo lugar como consecuencia del cártel de más de una veintena de fabricantes y que sancionó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). 

En el segundo lugar se encuentra la energía, que ha pasado de estar fuera de las cinco primeras posiciones en 2020 a escalar hasta la cuarta en 2021 y ocupar la segunda en 2022, con el 15,2% de los casos abiertos. "Las compañías comercializadores o distribuidoras de electricidad y gas han incrementado los errores, las irregularidades y fraudes en las ofertas, subidas tarifarias, altas, recibos y problemas para cambiar a la tarifa regulada", ha indicado Rubén Sánchez, el secretario general de Facua.

Desplazándose desde el primer puesto en 2021 a la tercera posición se encuentra la banca, con el 13,3%. La principal razón de las reclamaciones sigue siendo la "tradicional" negativa a devolver gastos de formalización de hipotecas, seguida de la aplicación de intereses altos en préstamos, sobre todo a través de tarjetas revolving, y el cobro irregular de "comisiones abusivas". Además, han aumentado las denuncias ante las dificultades para que los bancos devuelvan cargos fraudulentos en tarjetas y cuentas corrientes, mayormente por el robo de datos por parte de terceros. 

El cuarto puesto lo ocupan las telecomunicaciones, con el 10,7% de las denuncias. Incumplimientos de ofertas y engaños para que los consumidores se den de alta han sido los principales motivos, junto a las subidas fraudulentas de tarifas, el cobro de servicios no solicitados y los abusos que cometen las telecos cuando los usuarios intentan darse de baja, que van desde continuar cargándole los recibos hasta la aplicación de penalizaciones de forma ilegal. 

En quinta posición se encuentra el transporte, con el 7,1% de las reclamaciones de los consumidores. La inmensa mayoría de reclamaciones se ha producido contra aerolíneas por no abonar a los pasajeros las compensaciones que marca la legislación europea ante cancelaciones y grandes retrasos.

Por detrás y ocupando los últimos puestos se encuentran los seguros (5,4%), electrodomésticos y aparatos electrónicos (3,4%), salud (2,7%) y otros (19,9%). 

Por otro lado, los sectores por los que los consumidores han planteado mayor porcentaje de consultas sobre sus derechos han sido la energía (17,8%), los vehículos (13,7%) -estos dos intercambian sus puestos con respecto a las denuncias-, la banca (12,4%), las telecomunicaciones (8,6%) y los seguros (5,9%).

Facua lamenta la "inacción" y "falta de transparencia" de las administraciones 

El secretario general de Facua, por otro lado, ha manifestado la indignación de la organización ante la "inacción" de las administraciones: "Es lamentable la inacción ante los fraudes masivos que sufren los consumidores, tanto por parte del Ministerio de Consumo como de las autoridades autonómicas".

"No hay una acción de lucha contra el fraude rotunda para intentar frenar las graves irregularidades que muchas grandes empresas cometen contra los consumidores, obteniendo ilícitamente beneficios, en ocasiones multimillonarios, con sus prácticas abusivas y contrarias a la legislación de protección al consumidor", ha enfatizado.

La mayoría de casos resulta una incógnita si llevan a cabo actuaciones para constatar los hechos y sancionar las irregularidades

En relación al Ministerio de Consumo, Sánchez ha mostrado su preocupación ante "la inexistencia de un solo anuncio de apertura de expedientes sancionadores en todo este tiempo", al tiempo que ha criticado que "sigue sin dar respuesta a las denuncias que interponemos contra empresas por vulnerar la legislación de defensa de los consumidores, cuya cifra supera ya los dos centenares desde que comenzó la legislatura".

Asimismo, ha lamentado la "falta de transparencia" de las administraciones  con competencias en protección de los consumidores. "Son muy pocas las comunidades autónomas que contestan a nuestras denuncias contra irregularidades que afectan de forma masiva a los consumidores, por lo que en la inmensa mayoría de casos resulta una incógnita si llevan a cabo actuaciones para constatar los hechos y sancionar las irregularidades".

Por ello, la asociación critica la "ausencia de multas" y la "ridícula cuantía" que se ha llegado a aplicar, las cuales, según señalan, "no representan un acicate para que las grandes empresas dejen de cometer irregularidades con los consumidores".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento