Las tarjetas revolving vuelven a encarecerse al 21% de interés, cifra que el Tribunal Supremo llegó a considerar usura

Tarjeta revolving
Tarjeta revolving
Henar de Pedro
Tarjeta revolving

La inflación y el incremento del coste de la vida han provocado un aumento de solicitudes de préstamos, siendo las tarjetas revolving una de las vías de financiación más demandadas. Sin embargo, se trata de una opción arriesgada por sus altos intereses, los cuales actualmente se sitúan en el 21,15% de media, continuando así la tendencia al alza iniciada en 2021, según el VI Barómetro de Asufin.

El precio de este producto financiero, que comercializan los bancos como una tarjeta de crédito que aplaza el pago en cuotas mensuales pero con intereses excesivos, representa, a cierre de diciembre de 2022, una subida de casi 1% (0,98%) frente al de hace un año, cuando anotó un 20,17% TAE.

Se trata del segundo año consecutivo con subida de tipos, que además rompe el ajuste definido por la sentencia 149/2020, de 4 de marzo, donde el Tribunal Supremo falló en contra de WiZink y estableció que un interés superior al 20% se consideraba usura. Y es que este sistema de financiación ha generado un debate controvertido, ya que entraña el peligro de que la deuda aumente indefinidamente.

A raíz del fallo, en 2020 las entidades bancarias rebajaron esos intereses a tipos menores del marcado por el Supremo, puesto que, de lo contrario, habrían aplicado un interés excesivo sobre un préstamo. Ahora, no obstante, el mercado ha incrementado el precio y ha vuelto a superar el límite establecido al imponer TAE más caras.

Cabe recordar que el TS consideró en la sentencia 376/2022, de 4 de mayo, que un tipo de interés del 24,5% no era usurario porque, para la fecha de contratación de la tarjeta en cuestión, era "habitual" que su precio superase el 23%, 24%, 25% y hasta el 26% anual. Así, reiteraba que para evaluar si el interés de una tarjeta es excesivamente alto hay que comparar su TAE con la de productos similares en el momento del contrato.

Los juzgados han basado sus sentencias en un abanico de referencias de precios publicadas por el Banco de España para determinar cuál sería el precio normal del dinero en este caso. El problema radica en que el supervisor no publica referencias de precios específicas de las tarjetas revolving previas a 2010.

La diferencia entre los modelos de tarjeta se incrementa

La diferencia entre las tarjetas revolving y el resto de las tarjetas también se ha intensificado como consecuencia de la subida del coste de las primeras. Si en 2021, estos plásticos eran un 2,46% más caros con respecto a los convencionales, en 2022 la brecha se eleva al 3,15%, según Asufin.

Asimismo, el tipo medio de las revolving se sitúa en el 21,15% TAE, frente a la media de todas las tarjetas de crédito, que alcanza un 18%. De este modo la variación ha aumentado un 3,15% desde el año anterior, cuando la diferencia era del 2,46%.

El informe indica que de forma parecida ocurre con los préstamos de 1 a 5 años, en el que entre la diferencia entre el 21,15% y el 7,51% alcanza un 13,64% más. Esto significa que en el caso de financiar compras de elevada cuantía, los préstamos al consumo son casi tres veces más baratos. 

Por otro lado, los gastos aparejados a las revolving contribuyen a encarecer estas tarjetas. Así, los seguros de las revolving han encarecido su precio hasta en un 10%, por su impacto directo en la TAE, así como por la forma de pago: lo primero que se amortiza con el pago de la cuota son los intereses, luego el seguro y, en último lugar, la deuda contraída. 

Las tarjetas más caras y baratas

En el ranking de tarjetas más caras los dos primeros puestos los ocupa el mismo banco, BBVA, según los datos de Asufin. Se tratan de la Después Oro y la Después, con un 36,34% y un 26,37% TAE, respectivamente, que se suma a unos costes de emisión de 80 y 43 euros, respectivamente. 

En la tercera posición de la clasificación se encuentra la tarjeta Visa & Go de CaixaBank, con un 22,42% TAE, debido a que cobra el tipo nominal (TIN) más elevado, hasta un 20,40%. El cuarto puesto es para Tarjeta Spymp (antes Tarjeta Evo Finance) de Servicios Prescriptor y Medios de Pagos, con un 20,99% de interés. 

La que fue durante mucho tiempo la tarjeta más cara, la Visa Diamond Infinite Credit de Openbank, se posiciona ahora en el quinto lugar (20,57% TAE). Aunque también tiene coste de emisión, que lo ha rebajado a 55€, ofrece el tipo de interés nominal más económico: un 9,57%. 

En el lado contrario, la tarjeta revolving más económica es la Visa Proyecta de Abanca, que cobra una TAE del 11,85% y un tipo nominal del 11,25%. Por tanto, los datos del estudio apuntan que la diferencia entre la más cara y la más barata alcanza el 24,49%. 

En cuanto a otras entidades, WiZink ha anunciado un cambio relevante para su tarjeta WiZink Oro al eliminar el pago mínimo, que solo cubría intereses y el Banco Santander ya no comercializa tarjetas revolving.

ING, por su parte, ha lanzado una nueva iniciativa con su tarjeta de crédito, que aunque no es exclusivamente revolving sí promociona una fórmula a plazos denominada "pago flexible" para compras superiores a 90 euros, a fraccionar a 3, 6, 12 o 18 meses, que las cobra a un 15% TAE.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento