Cómo modifican el ADN los secadores de esmalte de uñas con luz ultravioleta, según la ciencia

Una chica haciendo la manicura.
Una chica haciendo la manicura.
GTRES
Una chica haciendo la manicura.

Con tan solo 20 minutos bajo la luz ultravioleta de las lámparas secadoras de uñas que se usan para hacer la manicura se pone en riesgo el ADN. Así lo demuestra un nuevo estudio de la Universidad de California en San Diego (EE.UU), que ha sido publicado en Nature Communications.

Concretamente, se ha demostrado que una sola sesión de 20 minutos supone entre un 20 y un 30% de muerte celular, un problema que puede aumentar el riesgo de sufrir cáncer de piel. 

Luz ultravioleta A de las lámparas secadoras

Las lámparas que se utilizan en los centros de manicura para secar el esmalte de las uñas funciona mediante luz ultravioleta A, un factor que ha sido estudiado por los investigadores para llegar a la conclusión de que su uso provoca modificaciones en el ADN, muerte celular y, a largo plazo, un mayor riesgo de sufrir cáncer de piel. 

En primer lugar, hay que saber que que la luz ultravioleta es un tipo de radiación electromagnética que llega a la superficie de la Tierra con valores de entre 280 nm y 400 nm. 

Mientras que la luz ultravioleta B representa el 10% de los rayos totales que se encuentran en la Tierra, la luz ultravioleta A se encuentra en el 90% restante. Sin embargo, el tipo A puede penetrar más profundamente en la piel, pero causa menos daño directo sobre el ADN, ya que este absorbe poca cantidad de este tipo de radiación.

Para conocer el riesgo de las lámparas de secado de esmalte, se han comparado con las camas de bronceado. Aunque la mayor exposición a este tipo de rayos es ambiental, la mayor parte de la toxicidad se atribuye a este tipo de productos comerciales. 

Respecto a la mencionada comparación, hay que saber que los secadores de uñas usan un espectro de luz ultravioleta que va de 340 a 395 nm, mientras que las camas bronceadoras usan un espectro que puede ser incluso menor, desde 280 a los 400 nm. 

De este modo, ha quedado comprobado suficientemente que las máquinas de rayos UVA para el bronceado se relacionan con el mayor riesgo de cáncer de piel, pero faltaba por comprobar qué pasa con los rayos de las secadoras de uñas. 

"Si se observa la forma en que se presentan estos dispositivos, se comercializan como seguros, sin nada de qué preocuparse. Pero hasta donde sabemos, nadie ha estudiado estos dispositivos y cómo afectan a las células humanas a nivel molecular y celular", ha advertido Ludmil Alexandrov, profesor de bioingeniería y medicina celular y molecular en UC San Diego, y autor del estudio, tal y como recoge InfoSalus.

Resultados del estudio

Tras analizar los efectos que tienen las lámparas de secado de uñas, se han concluido algunos resultados sobre los problemas que pueden causar a corto y largo plazo. Entre esos resultados se encuentran los siguientes: 

  • El uso de secadores de uñas durante 20 minutos genera entre un 20 y un 30% de muerte celular.
  • Tres exposiciones consecutivas de 20 minutos provocan la muerte de entre el 65 y el 70% de las células expuestas.
  • La exposición a la luz ultravioleta también causó daños mitocondriales en las células restantes. Concretamente, se produce disfunción mitocondrial, lo que también da lugar a mutaciones adicionales.
  • Igualmente, se observaron daños en el ADN de estas células restantes, ya que se provocaron mutaciones con patrones que se pueden observar en el cáncer de piel en humanos. 
  • Parte del daño causado en el ADN no se reparó con el tiempo y, por tanto, conduce a otras mutaciones después de cada exposición al secador de uñas ultravioleta.
  • Se comprobó que los pacientes con cánceres de piel tenían exactamente los mismos patrones de mutaciones.

Los investigadores apuntan a que, a pesar de que con este estudio se han comprobado los efectos nocivos de los secadores de uñas ultravioletas, se necesitaría otro estudio a largo plazo para sacar mayores conclusiones. 

"Nuestros resultados experimentales y la evidencia previa sugieren fuertemente que la radiación emitida por los secadores de esmalte de uñas ultravioleta puede causar cáncer de mano y que los secadores de esmalte de uñas ultravioleta, similares a las camas de bronceado, pueden aumentar el riesgo de cáncer de piel de aparición temprana", dicen los investigadores, en declaraciones recogidas por el citado medio. 

"Es probable que dichos estudios tarden al menos una década en completarse y luego informar al público en general", concluyen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento